Ibagué, plaza de talentos

RENGIFO 2¿Qué quiere ser cuándo sea grande? Le preguntó el periodista de Teleantioquia al niño de 10 años, a quien acababan de destacar como el mejor jugador del torneo Pony Fútbol 2004 donde su equipo Academia Tolimense fue el campeón “Quiero jugar en el Deportes Tolima” respondió el niño James Rodríguez. Lo cierto es que nunca pudo cumplir ese sueño.

Lo mismo le ocurrió a Fredy Guarín y seguramente le pasó también a Dayro Moreno y quién sabe a cuántos talentos más. La pregunta obligada que surge a partir del anhelo expresado por James Rodríguez hace 10 años en Medellín, es por qué en el Deportes Tolima los jugadores de la tierra no tienen mejores oportunidades.

Ese es un tema, el otro tiene que ver con la enorme oportunidad que hoy se cierne sobre Ibagué, producto del éxito deportivo alcanzado por los jugadores Fredy Guarín y el propio James Rodríguez, quienes futbolísticamente se formaron en esta capital. La de otros talentos formados aquí es larga, algunos de ellos lograron llegar al fútbol profesional y otros por falta de apoyo no lo pudieron hacer.

Ibagué debe aprovechar esta especial coyuntura para convertirse en ideal cantera de jugadores. Pero a esa cantera debe dársele el estatus de empresa. Basta mirar algunos modelos como los clubes Envigado y Deportivo Cali. Recordemos que Envigado en su visión empresarial, de manera inmediata, apenas culminó aquel torneo Pony Fútbol 2004, adquirió los derechos deportivos de James Rodríguez.

Es obvio que para llegar a ese objetivo se requiere la existencia de una política pública, la cual debe ser liderada y fortalecida desde los estamentos gubernamentales. Eso conlleva organización de la Liga de Fútbol del Tolima y por consiguiente de los diferentes clubes y escuelas. Por lo pronto que alguien salga a vender que Ibagué es una plaza donde germinan talentos futbolísticos dotados con las mejores capacidades. Es un nicho que Ibagué debe sacarle el mayor beneficio. Y no es solo que se producen jugadores talentosos, también Ibagué se ha convertido en tierra de excelentes directores técnicos. Jorge Luis Bernal, Hernán Torres, Flavio Torres, Harold Rivera, Carlos Castro y tantos más, que hoy tienen reconocimiento nacional.

Toda esa visión, dentro de un enfoque empresarial, lleva a que Ibagué necesita mejorar su infraestructura deportiva. De ahí la importancia y ese es un paso crucial que ha dado el actual alcalde de Ibagué Luis H. Rodríguez, de proyectar escenarios modernos y de calidad con miras a los Juegos Nacionales de 2015. Pensemos que Ibagué tiene en el fútbol y en el deporte en general unas potencialidades que debe cultivar. Su estratégica ubicación geográfica es un inmejorable aliado. Puede Ibagué convertirse por esa cercanía, por su agradable clima y otras ventajas, en permanente ejecutor de eventos nacionales.

ALGO MÁS. Qué por favor los tantos doctores ´NO´ que deambulan por la 3ª dejen de atravesarse de manera obcecada a las iniciativas y proyectos que requiere la ciudad. Atravesados solo para negarle a la ciudad que salga adelante.

Por: Henry Rengifo, Comunicador social y periodista.