Nadie es culpable de no nacer en cuna de oro

LEO_CABRERA_3

En algún episodio de mi vida tuve que entender con mucha tristeza que por más buenas intenciones y limpios sentimientos que tuviera, tenía que decirle adiós a una novia que quería buscar nuevos horizontes y que argumentaba que al lado mío no iba a llegar lejos. Es difícil llenar expectativas con los bolsillos vacíos y empezando a estudiar una carrera.

Inicio contando esta experiencia, porque por estos días se han suscitado algunas discusiones frente al poco apoyo que se les brinda a nuestros deportistas. En lo personal considero que se debe hacer lo posible, con esfuerzos de más, por brindarle las condiciones para que no se marchen y sigan entregándole alegrías a este pueblo que tanto las necesita.

Lo más relevante, antes de caerle a los gobernantes que son los que siempre llevan del bulto, es entender realidades que difícilmente cambiarán y que hay que aceptar por duras que sean. El Tolima es un departamento categoría 3, con un presupuesto para el deporte que no alcanza a ser ni el diez por ciento del que maneja Bogotá o Antioquia.

Casi siempre escucho a hablar de las bondades de otras regiones: sueldos para los deportistas de alto rendimiento, salidas al exterior, psicólogos, nutricionistas, entre otros. Y de verdad duele, quizás como cuando un hijo le cuenta al padre que obtuvo buenas calificaciones y que se merece estudiar en el exterior, o tener carro, o ir a Aruba. En efecto, el progenitor sabe que así se lo merezca, el no tendrá con qué recompensarlo.

No se puede negar la negligencia de algunos gobernantes pasados, que vieron al deporte como la cenicienta del cuento. No obstante, los actuales, partieron de conseguir una sede de Juegos Nacionales que no es una tarea fácil y que permitirá que Ibagué y cinco municipios tengan escenarios dignos. También les veo intenciones de buscar recursos para que los deportistas actuales puedan tener las garantías mínimas para su proceso de preparación.

De todas maneras, habrán algunos deportistas que quieran buscar nuevos horizontes y no es de juzgar, cada quien lucha por lo que quiere en la vida. Actualmente avanzan tareas que serán fundamentales y que están por aprobarse: incentivos para los deportistas medallistas, categorización de entrenadores y proyectos para jalonar nuevos recursos.

Muchos grandes deportistas no nacen en cuna de oro, es más, la mayoría vienen de tierras difíciles como Chocó o de municipios olvidados como Tumaco. Algunos de ellos llevan su ‘patria chica’ en el corazón, aprendieron a conocer que no solo es culpa de los gobernantes sino un problema estructural de muchos años y que la única vía de solución a muchas falencias es a través del trabajo articulado.

La coyuntura permitirá que juntos: gobierno, dirigentes del deporte, atletas, fuerzas vivas, logren sacarle el mayor provecho a la organización de las justas deportivas más importantes del deporte amateur. La unión hace la fuerza, y para ello será necesaria la ayuda de los medios de comunicación contándole al país que estamos unidos en pro de mejorar las condiciones del deporte en el departamento.

Sé que de todas maneras algunos se irán y a ellos como buenos padres se les dará la bendición y se les dirá que esta siempre será su casa y que ellos por irse buscando sueños no se transforman en malos hijos, pero tampoco el padre es malo por no tener con qué competirle a los que tienen de sobra.

Eso sí, como dicen por ahí de manera coloquial, a los que se quedan ‘nadie les quita lo bailado’ y que gusto da cuando se compite con amor a lo propio y por el terruño. Dicen los que lo han experimentado que por más lujos que se tenga, no hay nada como el calor de hogar y el luchar por lo que uno ama.

*Comunicador Social
Esp. Educación Cultura y Política

 

Deja un comentario