Aguacero en Ibagué dejó inundaciones, árboles caídos y carros aplastados

Un árbol cayó sobre vehículos en el barrio Jordán

Un árbol cayó sobre vehículos en el barrio Jordán

Árboles caídos, casas inundadas y hasta carros aplastados, dejó el torrencial aguacero que cayó sobre Ibagué.

El aguacero con rayos, truenos y fuertes vientos se prolongó durante toda la tarde.

“Las calles parecían ríos”, afirmó Juan Ríos, conductor de un taxi, y agregó que “los semáforos estuvieron apagados por horas”.

Los rayos y truenos dejaron sin servicio de energía eléctrica un amplio sector con lo que tampoco funcionaron los semáforos y esto generó congestión vehicular.

Miguel Parra, subcomandante del Cuerpo de Bomberos, afirmó que la emergencia se sintió en el centro de la ciudad, en los barrios Viña de Calambeo, Florida, Ricaurte, La Pola, Interlaken y algunas zonas rurales de la capital tolimense.

“Tenemos locales comerciales inundados debido al taponamiento de las alcantarillas”, señaló Parra.

“El aguacero desbordó los límites, parecía un diluvio”, dijo el bombero.

Una de las emergencias se presentó en el barrio Jordán 4 Etapa, donde los árboles cayeron sobre dos casas (foto) y varios vehículos estacionados a un costado de la vía.

“Por los vientos fuertes los árboles viejos cayeron sobre carros y casas”, dijo el taxista José Adenis Ramírez, y señaló que las calles parecían ríos.

“Había 8 carros aplastados por los árboles caídos”, dijo el taxista, y agregó que la propietaria de uno de los carros afectados “perdió el conocimiento, quedó sin habla al ver su vehículo aplastado por un pesado árbol”.

Sonia Ruiz, habitante de La Pola, señaló que su casa se inundó.

Otro vehículo afectado por el aguacero

Otro vehículo afectado por el aguacero

“Estamos asombrados, asustados porque el agua se nos metió por todas partes a la casa”, narró la ciudadana.

En la avenida Ambalá con calle 62, otro árbol cayó a la vía, pero sin generar afectaciones a los vehículos.

También se reportó frente al centro comercial La Estación, la caída de vallas, ya que los vientos derribaron parte de una cerca construida en madera, que hace parte del encerramiento de un lote.