Algunos poemas sueltos

Poesía de Luis Carlos Avendaño López.

Allí

Allí donde las mariposas
se convierten en capullos
y en donde las gacelas
cazan tigres, allí habitan
nuestros imaginarios.
Hablo del mismo lugar
donde la paz
no es blanca sino multicolor.
Allí son más sagrados los hombres
que las vacas
y algunos recrean su propio arco iris
“en versión: blanco y negro”.
Sí, allí flota un cúmulo de cielos
y los hombres mitológicos y las bestias mitológicas…
Juegan a cazar dioses. Todo acontece allí, en ese sitio…
en donde las manzanas hacen pecar a las serpientes
y en donde un inmenso árbol,
(Quizá sea el de nuestros sueños)
sembrado en un agujero negro benigno,
sigue alimentándose de nuestra sábila,
y de nuestras cenizas:
antagónicas, suplicantes, complacientes.

 

Lluvia ha sido

Llueve sobre la aridez de la humanidad
La tinta de las almas se diluye
Los seres se virtualizan
Y se ahogan
En lo que creyeron:
Era el mar de
Su felicidad.

 

Ritual

Ella, la musa, busca los poetas
Les pone trampas, mientras ellos
Se embriagan en la soledad del face.

 

La musa, omnisciente, no entiende
A los cazadores de likes
Que antes escribían con el alma y el corazón.

 

La musa decide morirse, se auto-incrimina
pero los poetas no se dan cuenta
(como parte del ritual perfecto).

 

Festín

Cerremos las fábricas de poesías,
Démosle las espaldas a los aquelarres,
Devoremos a sus integrantes

En el tiempo en el que el hombre es lobo para el lobo
En el instante de nuestro Alzheimer Común acordado,
En el segundo racional bebido la imagen

 

Bendigamos nuestras redes sociales adornándolas
Con toda suerte frivolidades. Para ganar el concurso universal:
Del menos pensante,
Del más cuadriculado.

 

Gotas

Solo una porción de dopamina
Logró salvarse después que el desalmado apretó el botón
Ella espera la próxima sinfonía que pase por el lugar donde subyace.
Si, sus soledades se juntarán. Harán el amor (¿frase consumista traqueada?)
Y van a parir su retazo de vida:
Que dará origen a un Nuevo Orden
(donde dirán: Einstein tenía razón)
Y el ser primigenio será: LA POESÍA.

 

Mamma mía, Rochi, Uva, la negrita y las otras cómplices

Navegando en las pompas de amor que emiten ustedes a diario
Destrabo la máquina del olvido.

La energía de planta nuclear que les mueve, me contagia de su deliciosa
Radiactividad.

Habito en los cajones de sus recuerdos, y ustedes en los míos.
Todos al unísono, volando en un arca de Noé encriptada, con muchas cajas de Pandora
De las que tenemos las llaves pero evitamos
Que la humanidad indigna de abrirla, lo haga.

Deja un comentario