Alienígenas conversan en Ibagué

Luis Carlos Avendaño

Luis Carlos Avendaño

Una fuente de alta fidelidad tuvo la gentileza de ceder a este medio –por una suma que no podemos decir o nos metemos en problemas con la Dian- las conversaciones sostenidas por los marcianos a su paso por la musicalia. Se le agradece al hacker, perdón, el especialista en sistemas que tradujo la información a lenguaje conocido como “español tolimense”.

ALIENÍGENA 071: Hijuemadre ciudad pa´ estar tan bien arborizada ole, ese rosadito de los ocobos tan chimba, no entiendo con una ciudad tan gonita, la gente no la aprecie, poecita la chiquita. Claro que de mi parte yo les dedicaría la canción “oiga marranito, se le cayó el papelito”…

ALIENÍGENA 039: Ole, a propósito, pu´aquí a la gente sí que le gusta la música, por lo que mis sensores me indican ya sé por qué la llaman la ciudad musical de Colombia: la gente se la pasa escuchando los aires autóctonos de la región: el vallenato y el reggaetón.

ALIENÍGENA 069: (DESDE EL PUESTO DE MANDO ALIENIGENIZADO): En mi pantalla-holograma se detecta un olor que se extiende por toda la ciudad, ya me imagino, es el smog. ¿me confirma? Quedo atento (además, también detenté una costumbre cultural curiosa de la región: los periodistas del sitio: sólo le contestan correos electrónicos a político$ y poco a gente de estratos 1, 2 y 3).

ALIENÍGENA 071: Con respecto al delicioso olor, este procede de una planta medicinal popular, coloquialmente le llaman la MARACACHAFA. Produce efectos similares a lo que vivimos en estos momentos, pero sin utilizar energía intergaláctica, es decir: lo pone a uno a volar. &5$8=#su madre %43.

ALIENÍGENA 039: Ofrezco disculpas por mi amigo 069 a la base, quien al detectar el novedoso olor de la weed para su comprobación, sufrió efectos extraños y hasta se dejó tomar fotos de humanos, haciéndonos quedar como un reverendo rabo y de paso poniendo en riesgo la misión misma.

ALIENIGENA 071: Sapo %8!°°)gOSoC¿¿¿.

ALIENÍGENA 069: Mientras pasan efectos de 071, pido al operador 039 me confirme sobre deportes curiosos que han detectado en la musicalia. Además del C.V.Y. (eso sí que tiene jodida a Locombia) me dicen que han inventado “pique clandestina en el aeropuerto”, “rezo y robo luego empato”, “te meto carne de marrano por chigüiro”, “si pasa por donde estoy con mi combo de desocupados te pelo –con la lengua-“, “madrugo y/o trasnocho luego no dejo dormir al vecino”, “le llevo chismes al jefe, luego tengo mi puesto asegurado”, etc.

A 039: Mi perrito, esos son deportes nacionales, pero, lo que si me llama la atención es la guerra tan áspera que se vive en las calles de Ibagué. Motociclistas versus particulares, busetas versus taxis. Esos urbanos, son unos duros. Duros pa´dejar al usuario en medio de la calle o pa´ viajar intentando –a veces- alcanzar las velocidades a las que nos movilizamos. Es decir: de cuando en cuando viajan a la velocidad de la luz. Y según continúo investigando, “les toca” porque aquí les aplican la pena de muerte. Eso escuché yo cuando un conductor le decía a otro chofer, compañeros de buseta: “ole, toy jodido mari… me van a colgar”. Le aclaro, en este punto y hora, que 071 ha decidido hacerse residente-humanoide, hacer uso de su triple personalidad y habitar en el parque del Mohán, el Centenario y el parque de la música. No sé por qué, pero lo perdimos.

A 069: Eso siempre pasa, no ha de faltar quien saque la nalga en estas misiones y eso está dentro de lo establecido, lo normal. Es lo mismo que quienes realizan el presupuesto nacional de Colombia, quienes lo diseñan, saben que más o menos la mitad del billete “se la roban” y eso lo tienen en cuenta cuando elaboran el presupuesto.

A 039: Lástima, pero ¡qué se va a hacer! Ole, cambiando de tema, desde la nave diviso ciertas calles de la ciudad que parece como si hubiesen sido bombardeadas, lo que le saca la piedra a los conductores pero no todo es malo. Eso fomenta el empleo entre los mecánicos, latoneros y similares. Unas por otras, como dicen por aquí.

A 69: Hermano, por ahora creo que nos vamos, que paisaje tan hermoso, que mano de viejas tan buenas las que se ven por aquí. En ese sentido si nos llevan una ventaja los terrícolas de esta región. Estos bizcochos que se ven en Ibagué no tiene nada que envidiarle a las paisas, están tal y como nos la recetó nuestro doctor Zxyu7malpa6554.

A 039: Sisas, aunque me indica en pantalla que las viejas aquí, tienen una personalidad parecida a la de las santandereanas. Cuando vayamos pu´ allá la semana entrante entenderemos eso, por ahora no lo digiero.

A 69: Ni se ponga de pendejo a intentar entender a las mujeres, es más fácil que le quiten la orden de extradición al maestro Teleterio –pa´que nos lo devuelvan pá Ibagué- o que el concejo de Ibagué haga una campaña IMPACTANTE, CONTUNDENTE y EFICIENTE sobre la atención al cliente. No te pongas de trascendental que no eres humano, recuérdalo my friend.

A 039: Mijo, más mejor empaque, que el olor a marimba ya me está vacaniando, y vámonos que ya nos están voletiendo por las redes sociales los locales. El cañón del Chicamocha nos espera, camine que aquí la gente es amable pero es muy particular, se la pasan en querellas y demandas. Como será pu aquí la cosa en este paraíso que ni la guerrilla se pone de acuerdo pa´ na.

A 71: Hermano, nos pisamos de esta bonita tierra, eso sí, tenemos que dejar consignadas en nuestras agendas que estuvimos en el mejor vividero de Colombia. Bueno, el segundo, después de Líbano, Tolima.

Por: Luis Carlos Avendaño, profesor de inglés, caricaturista.