Amigo entrenador, no se quede callado: ¡denuncie!

Foto: Ondas de Ibagué

El pasado nueve de noviembre del presente año en el club campestre de Ibagué, se llevó a cabo un evento para exaltar a deportistas tolimenses, entrenadores, dirigentes, por títulos obtenidos y trayectoria. De igual manera, se generó el pago a deudas que tenía el departamento con algunos deportistas que habían obtenido títulos desde el año 2013, según la ordenanza 058 del 28 de diciembre del 2001, dispone que los atletas que logren medallas para el departamento por su participación deportiva en eventos nacionales e internacionales tendrán incentivos económicos.

Está situación me llama poderosamente la atención y pongo sobre la palestra pública el funcionamiento del ente departamental que administra el deporte aficionado en el Tolima (Indeportes Tolima). Primero, si estamos hablando de que se le adeudaban a los deportistas desde el año 2013, por qué no hizo nada la pasada administración deportiva a cargo del gerente Orlando Molina en la gobernación administrada por el doctor Luis Carlos Delgado Peñón, cuando la asamblea de la época, había aprobado dineros suficientes para la preparación y pago de deudas a los deportistas que iban a participar en los XX juegos deportivos nacionales del año 2015. Segundo, que la administración actual se dé pañitos de agua bendita, por cumplir con la ordenanza que dicto la asamblea del Tolima en el año 2001, es absurdo, casi estúpido, de una u otra manera la función de un ente oficial es servir, cumplir, más no pasar como una empresa privada que da limosna. Porque así se ve Indeportes Tolima, como una empresa que favorece a un electorado de turno.

Para nadie es un secreto que el deporte en Colombia está politizado, pero el caso del Tolima es aberrante con el proceder burocrático que manejan con Indeportes Tolima. Hace ya más de una década que la contratación que maneja dicha entidad pública, hace caso directo a lo que el gobernador de turno le plazca, y bueno, tal vez no esté mal su manera de actuar frente al manejo del poder. Lo que se crítica directamente son los tiempos de contratación a los que someten a entrenadores y entrenadores. Dicho ente departamental, tomo como costumbre desde hace más o menos unos 15 años, de contratar la dirigencia técnica (entrenadores) desde el mes de marzo, con la incidencia de contratarlos por tres o cuatro meses.

Hagamos cuentas: el año tiene 12 meses, y los directores técnicos de algunas disciplinas deportivas son incluidos a la nómina de Indeportes, pasados los tres primeros meses del año; dicho contrato lo hacen por tres o cuatro meses, “si se comportan bien”, les vuelven hacer un contrato por otros tres o 4 meses, estamos hablando de que un entrenador devenga 8 meses de sueldo. Claro, las cuentas aún no son exactas, debido a que el ente deportivo se le come otro mes al entrenador con la espera de la segunda contratación. De esta manera se cumple el año. La fórmula matemática de Indeportes Tolima, puede variar según el estado de ánimo (voluntad política) de la administración que gerencia dicho ente.

Pero tengamos presente la frase “si se comportan bien”, está no hace alusión al rendimiento deportivo que obtenga el entrenador. No, esto hace referencia a que el entrenador no se queje por su estado de contratación, no hable con los medios de comunicación del poco apoyo que reciba para poder competir en diferentes torneos y aplauda toda manifestación que haga Indeportes Tolima. Tengan presente que esto ocurre con los entrenadores que llevan tiempo en el medio, llamémoslos “caciques” del deporte, acompañados de los presidentes de ligas deportivas (cómplices) para que la fórmula que aplica Indeportes Tolima sea un éxito anual.

Ahora bien, retomemos el evento del pasado nueve de noviembre, cuando algunos entrenadores recibían de la mano del gobernador Oscar Barreto, medallas y diplomas por su trayectoria deportiva. En serio, cosa más ridícula que esa no pude haber visto yo en mi vida como periodista deportivo. Aclaro, no porque no merezcan una exaltación los hacedores de campeones en el Tolima, si no por que reciben de su verdugo anual, un papel y una medalla que el tiempo sabrá empolvar, cuando sus necesidades mensuales no dan espera. Muchos de los entrenadores cuentan con familia y en un caso extremo, se bandean solo con el sueldo que reciben de Indeportes.

Pero el caso aquí no termina, decir que está administración deportiva viene haciendo las cosas bien, es tan absurdo, como lo que tienen en mente para los próximos juegos nacionales, prometiendo medallas de oro. Me van disculpar, pero me produce risa y a la vez rabia, cuando pronostican victorias en medio de una crisis deportiva, que a mi parecer, es aberrantes. No hay escenarios deportivos, acompañado esto del éxodo y deserción deportiva que se vivió desde el mes de abril del 2015, cuando destrozaron los escenarios deportivos en Ibagué.

Recordemos el caso de Andrea Cardona, Andrés Torres, Christian Álzate, Juan Manuel Arbeláez, Miguel Dávila… Cinco deportistas que desde el año 2012 daban medallas al Tolima en juegos nacionales. El caso de los nadadores Miguel Dávila y Juan Manuel Arbeláez desertaron en el año 2014 porque nunca hubo un apoyo sólido para ellos.

Quiero terminar con una acusación a todos los entrenadores, a título personal, si ustedes ven que les vulneran anualmente sus derechos laborales, que la fórmula matemática que aplica Indeportes Tolima no va a cambiar, porque esto ya lleva más de una década. Por favor no llame a los medios a quejarse, ni mucho menos a denunciar en secreto. Le recomiendo que dé la cara, si no, pues siga aplaudiendo y recibiendo papeles y medallas compradas en cualquier en almacenes de trofeos.

Por: Jorge Iván Giraldo Caldas, administrador de empresas
Comunicador social-periodista
Especialista en televisión

1 comment

  1. Es la primera vez que veo un medio que dice algo parecido… En el Tolima creen que por ser entrenador por siete meses… A veces ocho al año ya se vive… Eso es para sobrevivir y eso… Y eso hablando de los deportes que apoyan porque se encuentran deportes que aporta un medallas a nivel nacional… Indeportes sale y se da golpes de pecho por el apoyo que brinda… Pero ni entrenador contratado por ellos tiene, solo porque el gobernador no da el aval… Así se simple es eso…se presentan proyectos y por no ser amigo del gobernador o de algún concejal o representante de la cámara, la respuesta es no se puede… Primero consiga un amigo que lo apoye… O el tan conocido ¿de parte de quien viene? Politiquería de asco…

Deja un comentario