‘Amigos’ de alcalde y gobernador llegan hasta la ley de garantías

Foto: Alcaldía de Ibagué.

Lealtades se pondrán a prueba en la campaña política de 2019.

En marzo del próximo año empezará a regir la ley de garantías que congelará buena parte de la contratación estatal con miras a las elecciones que elegirán autoridades locales.

Es decir, que se acaba el poder de los mandatarios para designar cargos de libre nombramiento y remoción o de otorgar contratos a recomendados y cuotas políticas.

Con el vencimiento del plazo límite también se ve congestión en oficinas de contratación en la Alcaldía y la Gobernación, funcionarios atareados con el trámite de carpetas, se multiplican las colas en los bancos para la compra de estampillas, y así afianzar las cuotas de concejales, y garantizar los recursos y el flujo de caja para las campañas de los candidatos que juegan con apoyo de los gobernantes, por encima, o debajo de la mesa.

Por ello, muchos analistas vaticinan que comenzarán las traiciones y la migración de dirigentes que habiendo recibido mermelada durante todo el periodo, dejan atrás a sus padrinos y buscan acomodarse de nuevo a los candidatos que tengan opción de ganar en los comicios regionales.

El caso más palmario y evidente: el representante conservador José Élver Hernández, tuvo contratos y cuotas en la gobernación de Luis Carlos Delgado (una cuñada de Gonzalo García ejerció como gerente de la Lotería del Tolima), le había jurado ‘amor eterno’ al entonces candidato Mauricio Jaramillo, y tras el inicio de la ley de garantías de 2015, se fue deslizando de a poco hacia la candidatura de Oscar Barreto, y tras el triunfo de este hoy goza de idénticas o mejores posiciones en el gobierno departamental.

También es cierto que estructuras y maquinarias como las de la Casa Barreto, la de los Jaramillo (Mauricio y Guillermo Alfonso), o incluso de la los Martínez Rosales, mantienen un caudal fiel de adeptos y serían pocos los que jueguen doble o terminen matriculados en otras campañas y movimientos.

Según la página web Asuntos Legales, así opera la ley de garantías:

¿En qué consisten las restricciones de la ley de garantías?

Respecto a cualquier elección, se prohíbe a gobernadores, alcaldes, secretarios, gerentes y directores de entidades descentralizadas de orden municipal, departamental o distrital celebrar convenios interadministrativos para ejecutar recursos públicos. En consecuencia, a las entidades que no sean del orden territorial no le es aplicable esta restricción.

¿Cuáles son las consecuencias de desconocer la ley de garantías?

El desconocer la ley de garantías puede acarrear la nulidad del contrato que se celebre en contravención de la normatividad citada, sin perjuicio de la responsabilidad disciplinaria, fiscal o penal que le pueda ser exigible al servidor que incurra en esa conducta.

Deja un comentario