Antonio Melo: el gran ausente en los 25 años de El Nuevo Día

Acto de los 25 años de El Nuevo Día. Foto: Helmer Parra.

El exgerente y antiguo director no apareció en el aniversario de la publicación.

Dirigentes políticos, accionistas, académicos, magistrados y personajes destacados de Ibagué se dieron cita hace pocos días en el Hotel Sofitel en el acto principal que celebraba el primer cuarto de siglo de El Nuevo Día. Pero tras finalizar el agasajo, muchos comentaron por lo bajo, la notoria inasistencia de Antonio Melo Salazar, quien fue el primer director del periódico y que durante casi 23 años capoteó las crisis económicas y judiciales de la publicación y le plantó cara a más de un poderoso en la región.

También se echó de menos que Antonio Melo no hubiese aparecido con algún escrito o reflexión en el especial impreso que se realizó con ocasión de los 25 años del periódico.

No se conocen los motivos de la ausencia de Melo, quien también se retiró de la confección de los editoriales y notas periodísticas que antaño estremecían a Ibagué e incomodaban a políticos y corruptos redomados. Recordadas son sus notas sobre el exsenador Gómez Gallo, los exalcaldes Jorge Tulio y Luis H. Rodríguez, al igual que más de un pillo que fue puesto en evidencia por El Nuevo Día, como el narcotraficante huilense Eduardo Restrepo Victoria, alias el ‘Socio’, quien se paseaba a sus anchas por Ibagué y al que luego puso en fuga la lupa del periódico y otros medios nacionales.

Y es que hace algunos años y en la época dura de la violencia paramilitar y guerrillera, y tras el asesinato del veedor Félix Martínez, Antonio Melo anduvo escoltado y en algunas ocasiones tuvo que refugiarse fuera de la ciudad para prevenir algún atentado en su contra. No hay que olvidar que el hoy desmovilizado comandante de las Farc, alias ‘Donald’, amenazó en varias ocasiones con “volar El Nuevo Día”.

Melo también ha soportado decenas de procesos penales y hace pocos años afrontó un juicio oral donde salió indemne de las denuncias que le instaurara el todopoderoso general de la Policía Carlos Ramiro Mena.

Antonio Melo en uno de los actos de campaña de Guillermo Alfonso Jaramillo. Foto: tomada de Facebook.

Lo último que se supo de Antonio Melo es que publicó un libro auspiciado por la universidad Uniminuto, y el exrector de la entidad, Leonidas López, viejo amigo del exgerente. También se dijo en una emisora local que el ‘Gordo’ Melo, como se le conoce, andaba vendiendo sus acciones del periódico, ante la llegada de un grupo de inversionistas a la firma editorial y que posee en proporción mayoritaria la familia Galvis, dueña de Vanguardia Liberal, El Universal y otras publicaciones nacionales.

En 2015, Antonio Melo estuvo muy cercano al actual alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo, mientras este hacía campaña y en la actualidad el periódico disfruta de una ‘luna de miel’ con el mandatario quien pauta generosamente en El Nuevo Día y sus productos afines como revistas y separatas.

El gran interrogante es si Melo va de salida del periodismo, si se va a silenciar su crítica y la opinión en una región en la que cada vez hacen más falta voces discordantes que les pidan cuentas a los poderosos y personajes públicos de hoy y de siempre.

Deja un comentario