Archivan investigación a exfiscal de Ibagué por supuesto favor a la mafia

EE.UU_.-desclasifica-documentos-sobre-polémico-programa-de-espionaje-telefónico

Fotoilustración.

La misma Fiscalía indagó por más nueve años la conducta de uno de sus funcionarios.

En una providencia firmada por el Fiscal 22 de la Unidad de Delitos contra la Administración Pública de Ibagué, se determinó en precluir las diligencias que se adelantaban contra el abogado Gustavo Adolfo Osorio Reyes, por el presunto delito de concusión.

Los hechos, tenían que ver con la libertad que concediera Osorio Reyes, quien se desempeñó como asistente de la Fiscalía Sexta Especializada de Ibagué, a Wilson Flórez Zapata, Carlos Andrés Ocampo Castaño, Keivis Samir Polo Núñez, Carlos Arturo Yate, Diego Fernando Uribe Arbeláez, y a otros individuos investigados por ese despacho, mismos que habían ejecutado un intento de asesinato en el municipio de Líbano, en contra de Diego, el ‘Nato’ Serna, un caballista conocido en la región.

Pero una interceptación telefónica de la Fiscalía, reveló una conversación entre dos interesados en el caso, quienes aseguraban haber pagado una considerable cantidad de dinero, para lograr la libertad de sus clientes. Según esa evidencia, se cancelaron veinte millones de pesos por cada procesado, y una camioneta Toyota, a fin de que regresaran a las calles. En la interceptación se pone de presente que los acusados trabajaban para la organización de Wilber Alirio Varela, alias ‘Jabón’, extinto capo del Cártel del Norte del Valle, así como para de los ‘Comba’ y el ‘Cantante’.

A ese respecto, la Fiscalía indica “existen serias dudas sobre la participación del acriminado Gustavo Osorio Reyes, las cuales desde ya, se dirá que se le tendrán en cuenta… no existe la prueba suficiente como para acusarlo de ser el autor de la conducta, ni de haber recibido el dinero anunciado en las grabaciones arrimadas al proceso”.

Gustavo Osorio, fue fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de Ibagué, y se desempeña como abogado litigante y defensor público en el circuito judicial de la capital tolimense.

El ‘Ñato’ Serna

Diego Fernando Serna Duque, caballista de oficio, fue objeto de un sonado atentado cuando participaba en la feria equina de Líbano, en 2005. Pistoleros movilizándose en vehículos blindados y con armas de largo alcance, ultimaron a uno de sus escoltas y lo dejaron cuadripléjico, al recibir un disparo en el cuello. Los delincuentes fueron capturados por la Policía

Serna, fue objeto de otro atentado en Pereira, donde lo hirieron en una pierna, y finalmente fue asesinado en el año 2009, en las pesebreras de una feria equina que se desarrollaba en la ciudad de Neiva.

Según revelaron fuentes de la Dijín de la Policía, Serna trabajaba en el narcotráfico con alias ‘Jabón’, pero al desatarse la guerra que este sostuvo con alias ‘Don Diego’, Serna tomó partido por este último, lo que desató la orden de ejecución dada por su antiguo jefe.