Armero le dijo adiós a Sarita, la niña que murió por maltrato y abuso sexual

Exequias de Sarita

El municipio de Armero-Guayabal sepultó con dolor a la niña de tres años que fue víctima de maltrato físico y agresión sexual por parte de desconocidos.

La menor murió el sábado anterior cuando recibía atención médica en el Hospital Federico Lleras, de Ibagué, a donde llegó trasladada del Hospital de Armero.

Desde hace un año fue entregada por su madre al cuidado de la madrina de la menor y las autoridades investigan las causas de su fallecimiento.

En el cementerio de Armero-Guayabal cientos de niños y adultos que acompañaron el féretro, pidieron justicia y hasta pena de muerte para los responsables.

“Los responsables deben pagar la pena máxima de 60 años de cárcel”, dijo la ciudadana Ana Julia Ríos y agregó que “ese crimen contra un ser indefenso no tiene perdón de Dios”.

La madre biológica de la niña, cuyo nombre es mantenido en reserva, llegó al sepelio pero debió ser retirada por la Policía con medidas de seguridad pues algunas personas gritaban consignas en su contra.

“La madre tiene mucha responsabilidad, ella debió criarla y no entregarla al cuidado de otra persona irresponsable”, dijeron algunos ciudadanos.

Por petición de las autoridades, la madre de la menor prefirió no emitir declaraciones públicas.

El alcalde Carlos Escobar señaló que “por ahora, no hay capturados por este caso, pero sí se tienen sospechosos”.

Deja un comentario