“Articoolo”: el regalo tecno para escritores y periodistas multiusos

Inteligencia artificial

Inteligencia artificial

Si algo nos trae este siglo XXI en el Tolima, es el intrépido afloramiento de las decenas de escritores y periodistas multiusos, o su cópula oficiosa con la politiquería.

Y no precisamente el florecer de los añorados autodidactas ya en extinción, sino por el contrario el de las decenas de titulados y pluriformados de hoy, en la creciente cava mercantilista en que se trasmutó la educación académica pos gradual, pública o privada.

De ese modo, como en frase de cajón que se respete, con el naciente florecimiento gana la sociedad – se dirá – porque estaremos más y mejor informados o aleccionados bajo la titulada ficción o prosa.

Pero ha surgido para los florecidos escribanos y los marchitos autodidactas, un aliado o quizá un no humano competidor, según se le use: la herramienta tecnológica de la inteligencia artificial (IA) “Articoolo”, creada por la empresa emprendedora israelí del mismo nombre.

Articoolo”, es capaz de elaborar textos en formato de artículo de 500 palabras en tan solo 20 minutos “…de contenido relevante, coherente y relativamente preciso…” sostienen hoy sus propietarios, en entrevista al diario israelí Haaretz.com (Lea el artículo aquí).

La noticia tranquilizante para quienes en nuestro florecido Tolima anhelan algún esquivo galardón literario o periodístico, antes que la IA les quite su trabajo o sus títulos, es que “Articoolo” solo está disponible en inglés, dado que la startup judía busca, de momento, competir únicamente con los escritores humanos de la India, país donde por contrato se produce el 70 % de contenido de artículos de los websites empresariales, corporativos y multimedia del mundo.

Con la característica de ser “únicos”, los artículos de “Articoolo” se basan en algoritmos que otros programas o herramientas tecno IA del mercado, no pueden brindar (por ej.: los llamados programas spinners) y menos brinda nuestra muy terrígena versión del cortar y pegar, al punto que la empresa judía vende 10 artículos en 60 mil pesos o 100 a solo 300 mil pesos.

Lo preocupante, como todo lo que concierne a la IA, es la respuesta de los empresarios judíos a la consideración ética del que sea una maquina la que elabore los textos diarios donde leamos ideas que aprobamos o desaprobamos: “…No considero que un periodista utilice Articoolo y sus herramientas tecnológicas para sacar ideas o formularlas, y que eso sea poco ético. El mundo entero se está moviendo hacia la inteligencia artificial y no hay escapatoria…”

Conociéndonos como nos conocemos, el cuarto país más desigual del mundo y con un oligopolio informativo, como bien les recordó el pasado nueve de febrero, Jairo Gómez a sus colegas, la mal llamada malicia indígena, llevará a que los locales periodistas o escritores copietas, marchitos o en florescencia, ya no corten y peguen, sino que una vez más birlando derechos de autor, traduzcan con Google translate aquel artículo (literario o de prensa) que acaso pagaran con centavos en “Articoolo”, a sabiendas que les quedará suficiente tiempo para asistir a los cocteles o a los cafés gourmet (paradójico que hoy, al tinteadero de siempre donde alardean de vender café tolimense, se le francofonice) a discernir de lo que no se sabe, con los políticos que les usan en medio de la docta ignorancia.

Por: Luis Orlando Ávila Hernández
Ingeniero agrónomo y propietario de la extinta tienda cultural La Guacharaca

3 comments

  1. Thank you a lot for giving everyone an exceptionally breathtaking opportunity to read articles and blog posts from this blog. It really is very enjoyable and as well , full of a good time for me personally and my office co-workers to search your blog at minimum three times per week to see the new guidance you have. And definitely, we’re actually fascinated considering the fabulous suggestions you give. Certain 2 ideas in this posting are in reality the most efficient I have had.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *