“Así recuerdo la primera estrella del Tolima”

Tolima campeón

Tolima campeón

Ibaguereños rememoran el primer campeonato de 2003.

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla”, es una frase de García Márquez en sus memorias, y bien podría aplicarse a la forma como los ibaguereños recuerdan el título del Deportes Tolima, 13 años atrás.

Algunos han olvidado, otros omiten o fantasean detalles, y hasta elucubran leyendas urbanas, que sin confirmarse, no pueden ni siquiera mencionarse.

Tolima jugaba en Cali el partido definitivo, y nos reunimos días antes para hacer la programación de la transmisión. Nuestro director, Carlos Giraldo, asignó tareas a cada uno y me dijo ‘Henry, usted se queda en Ibagué coordinando desde la cabina’. Yo le dije ‘qué pena, general, pero yo viajo a Cali’. Por temas administrativos y logísticos, no se podía, pero al final RCN autorizó y yo estuve presente en la final”, me comentó el periodista Henry Arias Romero, una noche en la que coincidimos en un bar de Ibagué, rememorando otros tiempos, al calor de unas cervezas.

César Ortiz, un ibaguereño que trabaja como mensajero, dice que ese día nadie respetó semáforos, ni cruces de calles, y que de milagro no se presentaron accidentes o víctimas que lamentar. “Yo saqué mi moto, pero eran miles de personas en las calles, algunos ya entonados, con tragos en la cabeza. Nadie le hacía caso a la Policía, pero la fiesta que se armó alrededor del estadio fue sana, todos bailando en las calles, harto trago. Eso sí se veía harto choro haciendo de las suyas, esculcando a los borrachitos, pero no importaba pues Tolima era campeón. Al otro día muchos amigos no fueron a trabajar, inventando excusas, pues quién trabajaba con ese guayabo”, dijo.

Yo estaba en la casa de mi abuela, en el barrio El Carmen. Nos reunimos con mi madre, y unas tías a ver los penaltis, momentos de angustia, todos comiéndonos las uñas, los creyentes elevando plegarias. Cuando Artigas hizo el penal definitivo, saltamos todos, nos abrazamos. Salimos a la puerta y ya en las calles se escuchaban pitos de carros y motos, celebrando.

Fue uno de los últimos momentos de alegría prodigados por el fútbol, pues luego perdería el gusto por este deporte. Pero esa es otra historia.

En diciembre 2003, finalizaba el mandato del alcalde de Ibagué Jorge Tulio Rodríguez, y así recuerda el dirigente político la primera estrella del elenco vinotinto: “terminaba mi Alcaldía y Tolima jugaba en Cali, el segundo partido. Nosotros nos fuimos en una camioneta, con un par de secretarios y unos funcionarios. Recuerdo que Tolima perdió y quedaron empatados y se fueron a penales. Ganamos, el Tolima retornó vía aérea y nosotros retornamos en el carro. Se prestó el carro de bomberos para hacer la gran marcha y llegamos con unos aficionados que venían en carro, simultáneos con el equipo, que entraba al estadio Murillo Toro a dar la gran vuelta olímpica. Fue un momento de mucha euforia para el municipio, la gente desbordada. Todos orgullosos, felices. Era nuestra primera estrella. Tuve el orgullo de ser el alcalde, el técnico era el ‘Chiqui’ García y un equipo importante de jugadores. Ha sido la alegría más desbordante que yo haya visto. Las calles eran unos ‘ríos’ humanos. El carro de bomberos se demoraba una hora en atravesar una cuadra, casi no podía andar del aeropuerto hasta el estadio”.

Y usted, amigo lector, ¿cómo recuerda el triunfo del Deportes Tolima?

Deja un comentario