Así se malgastaron los $24.000 millones de anticipos de los Juegos

Derroche y compra de materiales a empresas controladas por ellos mismos.

A los bolsillos de los representantes legales de la Unión Temporal Parque Deportivo 2015 y el consorcio Unidad Deportiva 2015, fueron a parar los anticipos de las obras de los Juegos Nacionales.

El Imdri les entregó al menos 24.000 millones de pesos a los contratistas pero estos, en vez de darle una correcta ejecución a esos dineros públicos, se los gastaron en asuntos personales con lo que se configuró el mal manejo dado a los millonarios recursos.

El primero en recibir anticipo fue Jorge Alexánder Pérez, El Chatarrero, quien firmó el contrato 074 en cuantía de 37.000 millones de pesos.

Recibió por concepto de anticipo 7.450 millones de pesos para las obras de la Unidad Deportiva de la calle 42 pero la plata la esfumó en asuntos personales porque giró a su empresa, Almodena, la suma de 4.870 millones de pesos.

No contento con ese mal manejo del recurso público, pagó 1840 millones por la adquisición de la concretera Boylam y también pagó una deuda de 170 millones a Americana de Colchones.

La Unión Temporal Parque Deportivo tampoco le dio buen uso al anticipo de 14.000 millones de pesos que debía utilizar en obras y escenarios.

El millonario recurso se lo giró el Imdri al firmar el contrato 119 de 2015 que tuvo un valor de 82.000 millones de pesos para obras como pista de BMX, estadio de atletismo, patinódromo, cancha de sóftbol, tejódromo, coliseo y complejo acuático.

Por el mal manejo de los recursos, el Imdri le abrió un proceso que culminó con una multa de 14.000 millones de pesos por no ejecutar el anticipo ajustado a las normas.

El Imdri, en la resolución sancionatoria, estableció que “hubo mala destinación del anticipo pues no se sustentó en qué lo invirtieron y los documentos y facturas que presentaron carecen de validez”.

En este caso, lo que viene es el cobro coactivo a la aseguradora La Previsora, garante del contrato.

El anticipo no es un recurso cualquiera. Tiene connotación de recursos públicos, por lo que se deben invertir con una destinación específica y el deber del contratista es presentar un plan de inversión por suministro, mano de obra, maquinaria, instalación y administración con los correspondientes soportes de desembolso, así como cuentas de cobro, facturas o subcontratos, cosa que no hizo la Unión Temporal Parque Deportivo 2015.

Deja un comentario