Así será la nueva política de vivienda en el gobierno Duque

Imagen de referencia.

Se fortalecerá iniciativa para subsidios de arrendamiento.

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, radicó ante el Congreso de la República la nueva política de vivienda que tendrá el gobierno durante los próximos cuatro años y con la que se busca facilitar el acceso de los hogares de menores ingresos a los subsidios y créditos de vivienda en el país.

“Necesitamos simplificar los créditos, modificar los parámetros, plazos y montos que hoy en día tienen muchas restricciones desde el punto de vista normativo. De esa forma se podrán desembolsar más créditos hipotecarios”, indicó Malagón, al radicar el proyecto ante la comisión séptima del Senado.

De acuerdo con el funcionario, en Colombia la cartera hipotecaria, que refleja las posibilidades de acceso de los hogares a créditos de vivienda, es de las más bajas de América Latina, ubicándose en un 6,4 % frente al 10 % que tienen los países vecinos. En ese sentido, el ministro explicó que lo que se contempla es ampliar los plazos y montos máximos de dichos créditos y crear figuras como la hipoteca inversa.

La iniciativa también creará un entorno normativo favorable para la implementación de programas de subsidio al arrendamiento, como el programa Semillero de Propietarios lanzado por el Gobierno Nacional hace unas semanas. Además, propone simplificar los trámites y disminuir los tiempos para el otorgamiento de licencias de construcción y compra de vivienda en el país.

“De ser aprobado el proyecto, el Gobierno Nacional facilitará el acceso de las familias a créditos para la financiación de vivienda a través de la simplificación de los parámetros e instrumentos bancarios”, explicó Malagón.

Otra de las medidas contempladas será la creación de un Sistema de Información Transaccional con el que se estandarizará los contenidos y procesos de planificación territorial para destrabar uno de los principales problemas que viene teniendo la ejecución de las políticas de vivienda en el país.

“Si nosotros logramos digitalizar y simplificar todos los trámites del constructor, el costo de la vivienda en Colombia puede caer por lo menos un 10 %. Tendríamos viviendas más competitivas y más acceso”, explicó Malagón.

Asimismo, el Gobierno Nacional también acompañará a las alcaldías en la actualización de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) en donde contarán con incentivos y asistencia técnica del ministerio de Vivienda y tendrán un plazo hasta diciembre de 2025 para su actualización.

“Este país no se merece tener 870 municipios sin POT actualizado, esto hace que sea muy difícil habilitar suelo urbano, habilitar suelo para construir vivienda de interés social y prioritario. Si tuviéramos los POT actualizados, la oferta de vivienda sería mucho mayor y, por lo tanto, las posibilidades de acceso serían más”, señaló el jefe de la cartera.

Por último, el proyecto de ley también pretende mejorar la coordinación interinstitucional de la política de vivienda y hábitat, por lo que se buscará que varias entidades del Gobierno puedan trabajar articuladamente en la elaboración de un plan de construcción de infraestructura social en zonas de expansión urbana, a través de centros de desarrollo Infantil, colegios, parques, centros de salud, estaciones de policía, bibliotecas públicas, entre otros.

Con información: La República, diario económico.

Deja un comentario