Barreto – Jaramillo, una pelea de pesos pesados

Barreto versus Jaramillo

Acusaciones van y vienen entre el gobernador y el dirigente liberal.

La confrontación verbal entre el gobernador Óscar Barreto y el exsenador Mauricio Jaramillo se viene dando desde la campaña que enfrentó a estos dos pesos pesados de la política en el Tolima que se midieron en una dura lucha por la Gobernación.

Ya en campaña se habían disparado dardos pues Jaramillo siempre puso en tela de juicio la transparencia de Barreto, a quien acusó de contratación irregular en el primer mandato de gobernador e incluso señaló que en manos de la Fiscalía estaban las denuncias instauradas por él.

Las cosas se calentaron esta semana cuando Barreto afirmó, sin dar nombres, que existía una corriente en Colombia “que es la de los bandidos hablando de honestidad”.

Los bandidos calumniando a los que tratamos de hacer las cosas con transparencia, y se toman las plazas y los medios de comunicación hablando de ello, pero investíguenles el pasadito y verán”, dijo el mandatario y señaló que, uno de esos, “no había hecho un carajo por Líbano”.

No hicieron un carajo en 40 años que ostentaron el poder, me tocó venir a mí y derrotarlos, como los hemos derrotado y responder por la historia del Líbano, y lo hacemos con cariño”, indicó Barreto que sin duda hizo alusión a Mauricio Jaramillo, durante años el jefe político de la Alcaldía de Líbano.

Jaramillo se sintió aludido y no demoró en contestar manifestando que, lamentablemente, ni la Fiscalía ni la Procuraduría, “ni siquiera me han llamado a corroborar las denuncias que yo instauré hace más de cuatro años”.

Y le pidió al gobernador que, “si tiene alguna acusación directa contra mí, le exijo que la haga de forma inmediata”.

Jaramillo recordó que en los organismos de control existen denuncias por manipulación de licitaciones de obras públicas y hasta sobrefacturación de 600 millones en equipos médicos, los cuales, según él, no costaban 100 millones de pesos. También denunció cobro de comisiones y contratación por más de 200.000 millones de pesos en contratos interadministrativos.

Afirmó que Barreto le huye a un debate público para analizar a fondo las irregularidades de su pasada administración.

En medio de esta pelea queda el departamento, al que para nada le sirve que sus dirigentes pasen los días enfrascados en discusiones que nada aportan y, por el contrario, contribuyen a enterrar el desarrollo y el crecimiento de la región.

Deja un comentario