¿Candidaturas de Zárrate y Delgado favorecen a Girón?

Imagen: Alcaldía de Ibagué.

Análisis de las últimas movidas políticas.

La votación dividida entre varios candidatos terminará favoreciendo al ingeniero y exgerente del Ibal, José Alberto Girón.

Es claro que el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo logró desbaratar la consulta interpartidista que se pretendía efectuar entre los sectores alternativos, el partido Verde, la Unión Patriótica, y demás, en el mes de abril, logrando ahora que en el consenso privado realizado por estos saliera ungido su viejo amigo de la juventud: Hugo Ernesto Zárrate.

No hay que olvidar que fue Jaramillo el que hizo representante a la Cámara a Zárrate en el periodo 2002 – 2006, con aval del Polo Democrático, siendo Guillermo Alfonso gobernador del Tolima, e inclinando todo el poder burocrático y contractual hacia esa campaña. Zárrate, quien fue notario de Ibagué hace pocos meses, con ayuda de sus viejos amigos del partido Conservador (como Hernán Andrade), tenía esa militancia antes de dar el salto hacia los sectores alternativos y progresistas.

Le puede interesar: La nómina paralela de Zárrate en Gobierno.

Jaramillo y Zárrate volverían a coincidir en el gobierno de Gustavo Petro (2012 – 2015), en Bogotá, donde el primero fue secretario de Salud, y el segundo llegó a ocupar la cartera de Gobierno, llevando de paso a decenas de tolimenses a disfrutar de las mieles de la burocracia con mullidos contratos y órdenes de prestación de servicio.

Le puede interesar: Girón, corrupción disimulada y en ascenso.

Análisis aparte merece la entrega en su aspiración del viejo cacique liberal, devenido en progresista, Marco Emilio Hincapié, quien se dedicará de lleno a la campaña de su hijo a la Asamblea. El retoño, dicho sea de paso, estuvo en la burocracia, pasó sin mayor recordación que llenar la administración pública con puestos y contratos de su resorte, una vieja maña heredada de toda la vida en la rancia política tolimense.

Además, el alcalde Jaramillo llegó a decir en privado que el 27 de octubre ‘quemaría’ a Marco Emilio junior y al padre, por desacuerdos en la forma en que estos manejaron el poder de ordenador del gasto del más joven de la camada, a su paso por la Alcaldía. El eterno vicio del que hablábamos en el párrafo anterior.

Le puede interesar: La feria de contratos de Hincapié Junior. 

Con todo este panorama, y con un Girón que tiene garantizado el aval de Mais, Cambio Radical y que por debajo de la mesa se le vaya una vez más el partido Liberal, como ya lo escenificó Mauricio Jaramillo en 2015 con un confiado Rubén Darío Rodríguez, es claro que se le allana el camino en la primera aventura electoral del exgerente del Ibal.

Idéntica pantomima, con diferentes protagonistas, podría repetirse ahora para el sancionado exconcejal de Ibagué Camilo Delgado Herrera, quien obtendrá formalmente el aval del liberalismo, pero que nada tiene seguro en recibir el endoso de votos directo del grupo de Mauricio Jaramillo, Guillermo Santos, Disraelí Labrador, César Picón y otros, a quienes el propio Rodríguez Góngora acusó de haberlo traicionado en las últimas elecciones a Alcaldía.

El mismo Zárrate ha dicho que contemplaría la posibilidad de una alianza con Alberto Girón, lo que no es descabellado pensar y llegar a elucubrar.

Restan menos de dos meses para las inscripciones formales de candidatos y cualquier cosa puede pasar en el juego de ajedrez de la política tolimense.

Deja un comentario