A Carlos Edward no le funcionó el “dos niños con una boleta”

Carlos Edward Osorio. Imagen: tomada de Twitter.

Su antiguo partido, el de la U, se irá con Ricardo Orozco.

Esto, luego que se oficializara la llegada del movimiento, a la candidatura del conservador barretista Ricardo Orozco, previos acuerdos burocráticos con el representante Jaime Yepes, quien habría recibido puestos y contratos en la Gobernación de Oscar Barreto.

En concreto, la esposa del dirigente, Yuli Porras, es contratista de la administración de Barreto desde hace varios meses.

Así, se desbaratan las intenciones de Carlos Edward Osorio, de llevar de cabresto a la U, al Centro Democrático, y sumarse allí a la chipa que se pretende armar para pelear la Gobernación.

Fuentes bien informadas comentaron que Osorio le había prometido a Álvaro Uribe, que si lo aceptaba en el CD él llevaría a la U a esa chipa, pese a las contradicciones ideológicas que eso le puede plantear a las bases del uribismo, que están en contra de la mermelada del anterior gobierno, el apoyo al proceso de paz y del Sí al plebiscito, entre otras cuestiones.

Pese a que Osorio tiene amigos y bases en la U, incluso a diputados como Martha Amaya, el movimiento donde hizo política los ocho años anteriores no lo acompañaría, en caso de ser ungido por el Centro Democrático, por lo menos con un aval directo o un coaval.

Otra cosa es que sus amigos de la U se deslizen a apoyarlo por debajo de la mesa, en silencio y sin muchos aspavientos, arriesgándose a ser acusados de ejecutar doble militancia.

Y es que Osorio renunció a la U y se matriculó en el uribismo de cara a la encuesta que busca nominar un nombre entre él mismo, Milton Restrepo o Mauricio Pinto.

Mientras tanto, la no definición de un candidato fuerte que salga entre los liberales, el CD, Cambio Radical y otras fuerzas, le está despejando el camino a Ricardo Orozco quien cabalga solitario y ya recibió el apoyo del Mira, la U de Jaimes Yepes, y el ala de Cambio Radical que capitanea el representante Aquileo Medina, quien al parecer abandonó a su jefe político Emilio Martínez, amén de contar con el grueso del ala barretista del partido Conservador en el Tolima.

Deja un comentario