Célebres traiciones políticas en el Tolima

Un repaso por las volteretas de nuestros caros próceres locales, y sus maniobras para justificarlas.

Alberto Santofimio, se le volteó a su mentor, Rafael Caicedo Espinosa, quien lo llevó a la burocracia, haciéndolo nombrar como secretario de Gobierno de Ibagué, su primer cargo público.

Luis Humberto Gómez Gallo, desertó de las toldas de Guillermo Angulo, siendo concejal de Ibagué, y logrando la elección en el Senado. Una emisora local puso al otro día de las elecciones, esa canción popular de “…porque ha llegado otro gallo a cantar al gallinero”.

Años después, en 2003, Gómez Gallo partió cobijas con su Representante a la Cámara Javier Ramiro Devia, cuando este se fue para la campaña de Luis H. Rodríguez. Gómez Gallo estaba apoyando a Óscar Barreto. Al final, ninguno de los dos ganó, y se alzó con el triunfo Rubén Darío Rodríguez. Devia y Gómez Gallo, vinieron a reconciliarse cuando coincidieron en la cárcel La Picota de Bogotá.

A propósito de ‘Rubencho’, se le fueron Rodrigo Páez y Carmen Sofía Bonilla, hacia las toldas de Jaramillo. Muchos dicen que Páez es ingrato pues en la alcaldía de Rodríguez Góngora le sostuvieron el cargo y varias cuotas, pese a los escándalos que protagonizó, entre los que se incluye el estrello de la camioneta en la glorieta de Cañaveral

Carlos García se le volteó a Horacio Serpa, ocho días antes de las elecciones de 2002, y se fue para donde Álvaro Uribe. Desde entonces todo el mundo desconfía de las adhesiones de García Orjuela, aunque parece que lo de las volteadas le quedó gustando.

El espinaluno Luis Carlos Saavedra desertó de las filas de Emilio Martínez y se fue para el partido Liberal. Dicen que Saavedra se quedó con lotes y propiedades que eran del coordinador de Cambio Radical.

Algo similar ocurrió con la ruptura que se propició entre Mauricio Pinto, y la casa Barreto. Pinto, destituido por hacer campaña desde su cargo en la Gobernación de Óscar Barreto, fue conminado por Jaime Barreto para que entregara bienes y dineros que aparecían a su nombre. Mauricio Pinto, respondió que por diez años de ostracismo, tenía derecho a cierta indemnización, por lo que no devolvió nada; aunque sí construyó una elegante casa en el sector de La Variante de Ibagué.

A los Barreto también se les volteó Alfredo Bocanegra, días después de que este hubiese obtenido la curul, gracias a los recursos y gente que direccionaron desde la Gobernación para ayudarle al grandilocuente abogado.

El excongresista Gustavo Ramos Arjona, siempre aparece como damnificado de coaliciones y componendas. Fue el principal promotor de Luis H. Rodríguez en la última campaña, pero días antes se fue para donde Ricardo Ferro. El otrora dirigente liberal hoy es el principal promotor del Centro Democrático en el Tolima.

Mauricio Jaramillo eligió como alcalde de Ibagué a Jesús María Botero, pero al día de posesionado ‘Chucho’ mandó al carajo al exsenador liberal. Ahora parece que el jefe político de Luis H. Rodríguez, perdonó a Botero, ya que recibió a Silvia Ortiz en la lista a la Cámara de Representantes, en las elecciones de 2014.

El exalcalde de Ibagué Luis H. Rodríguez, conservador de cuna, pues su padre Luis H. Rodríguez Arteaga, era “azul de metileno”. Tuvo coqueteos con el partido de la U en 2004. Se matriculó en el liberalismo y Jaramillo le dio la bendición para poder ser elegido.

Otros conservadores desteñidos: Wilman Calderón, pasó del partido azul al Polo; Hugo Ernesto Zárrate, con idénticas volteretas. Ahora resultó como segundo a bordo de Guillermo Alfonso Jaramillo en el distrito de Bogotá. Está matriculado, como muchos otros tolimenses en Progresistas.

Uno que se ha mantenido en el conservatismo, pero militando en diversas tendencias: Jaime el ‘Mono’ Osorio, indiscutible barón electoral de Alpujarra. Empezó su carrera política con Jaime Pava, luego se pasó al angulismo, y después mutó al neirismo. Estuvo donde Gómez Gallo, y hasta donde Barreto, que lo nombró secretario de Hacienda por pocos meses. En la legislatura 2010 – 2014, se le veía con mucha frecuencia en la oficina del exsenador Juan Mario Laserna.

El abogado Iván Ramírez Suárez fue concejal de Ibagué por el partido Liberal, por la vacancia que dejó Hernando Hernández Quintero, quien renunció. Luego se fue a donde Emilio Martínez, pero perdió la curul. Reapareció como candidato a la Cámara por el Polo Democrático, en momentos en que Olga B., ahora liberal conversa, aceitó la maquinaria del movimiento de izquierda en el Tolima. Ramírez, también anduvo con Guillermo Alfonso Jaramilllo, y militó en Fe Tolimense de Jorge Eduardo Casabianca.

Pompilio Avendaño creó su movimiento Fuerza Independiente. Ha estado en el PIN, Equipo Colombia, el partido Liberal y otros. Este año coordinó la campaña del presidente Santos en el Tolima, por el partido de la U.

La lista se haría interminable. Como dijo el exministro Sabas Pretelt “la política es dinámica”, y no se le extrañe si votó por un liberal o conservador, y en los próximos comicios de marzo se sorprende porque su candidato amanece en Progresistas, Mira, la ASI, o cualquier otra franquicia política o politiquera de ocasión.

Deja un comentario