Choco: desteñido y con riesgo de quemarse

José Elver Hernández

El futuro para José Elver Hernández luce poco promisorio.

Todo por cuenta de las actuaciones del congresista del partido Conservador a quien solo se vio en la pasada legislatura contestando a lista, cobrando el cheque y repartiendo lechona a sus compañeros de ‘comisión’ en la Cámara.

Líderes de los municipios que lo ayudaron a elegir, no fueron invitados a la posesión de Hernández a la Cámara, lo que se consideró un desaire, y muchos lo siguen recordando casi cuatro años después.

A Hernández le están ayudando exalcaldes de Rovira, Murillo, y San Luis, que mueven las maquinarias en esas localidades donde poco se practica el voto de opinión.

Hasta los vendedores ambulantes de la Tercera y gentes del común, se duelen que Choco pasaba por su lado, y no los saludaba, contrario a lo que ocurre ahora en campaña cuando busca que lo acompañen con su voto, y les echa el brazo por encima.

José Elver Hernández, llegó hace veinte años a Ibagué, proveniente de Murillo, en el norte tolimense, y sin cinco centavos en el bolsillo. El fallecido exsenador Gómez Gallo, lo puso a cuidar la Casa Conservadora, a cortar el césped, le dio la posibilidad de estudiar, y ahora, con el deceso del dirigente, se pensaba que Hernández capitanearía el barco azul, con una gestión de largo aliento.

Pero el Representante parece preso de las camarillas y de un triunvirato nefasto: Cielo Gallo, Rubén Darío Gómez Gallo, y Gonzalo García Angarita, este último condenado por la parapolítica y quien sigue manejando los hilos del ala gomezgallista del partido Conservador en el Tolima.

Choco debe saber bien que las bases y el apoyo popular no están en los grandes salones ni en las chipas del momento. Su comportamiento y proceder le están restando antes que sumar. Quién sabe si en 2018 vuelva a repetir los 23 mil votos que obtuvo en 2014.

Como si fuera poco, tiene serio riesgo de quemarse ya que el gobernador Oscar Barreto le meterá toda la carne el asador a su candidata: la abogada Adriana Magaly Matiz.

Deja un comentario