Colombia inicia “Semana por la paz” con el objetivo de la reconciliación

La ilusión de la paz crece todos los días en Colombia

La ilusión de la paz crece todos los días en Colombia

Impulsada por varias asociaciones civiles desde hace 27 años, esta edición tiene como lema y objetivo la reconciliación nacional como apoyo a las negociaciones entre el Gobierno y las FARC en La Habana.

Con esta iniciativa se pretende preparar a la sociedad civil colombiana para “la refrendación de lo pactado” en las negociaciones de La Habana, según explicó a Efe Luis Emil Sanabria, director ejecutivo de Redepaz, una de las organizaciones convocantes.

Para que los colombianos acepten un acuerdo de paz del Gobierno con las FARC en Cuba, Sanabria consideró que es necesario la existencia de “una sociedad fuerte” que no solo refrende el proceso, sino que participe de él y lo respalde.

“Queremos participar y que la sociedad no se quede por fuera”, reflexionó Sanabria.

La semana por la paz comenzó hace 27 años por iniciativa de la iglesia católica cuyo episcopado participa con celebraciones eucarísticas y otras actividades con el fin de promover la paz y la reconciliación en todas las esferas de la sociedad colombiana.

“Esta semana nos invita a reflexionar y a hacer acciones de reconciliación desde todos los niveles, en el hogar, en la escuela, en la familia, porque la paz no solo se construye en La Habana sino en todo ambiente cotidiano”, manifestó el director del Secretariado Nacional de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, monseñor Héctor Fabio Henao.

Durante los actos, que se prolongarán hasta el próximo 14 de septiembre, habrá talleres pedagógicos, jornadas de creatividad y conflicto, encuentros de jóvenes y actos por la liberación de las personas que aún permanecen retenidas por los diferentes grupos armados.

El acto central de la semana será la gran caminata nacional “Con los pies en la tierra”, que se celebrará el día 12 en diferentes localidades del país en un acto simbólico que alude a la pertenencia de la tierra a los campesinos, los afrocolombianos y al Éxodo bíblico.

Con todos estos actos, según dijo Sanabria, los organizadores buscan dialogar “acerca de una construcción de la pedagogía para la paz desde el arte y la cultura” y también desde su compromiso con acciones para apoyar las negociaciones de La Habana.

La organización tiene un carácter pretendidamente horizontal dentro de la sociedad colombiana al contar con diferentes organismos religiosos, asociaciones culturales, políticas y cívicas y tendrá otro de sus momentos cumbre con la declaración como territorio de paz del Colegio de Nuestra Señora del Rosario en Riachuelo, una pequeña comunidad de Charalá, municipio del departamento de Santander.

Esta pequeña comunidad estuvo “confinada y secuestrada por grupos paramilitares” que acudían allí y obligaban a las mujeres a trabajar para ellos y donde muchos menores de edad fueron “reclutados a la fuerza y abusados sexualmente” con la complicidad de la policía y la rectora del colegio, según explicó Sanabria a Efe.

“En el colegio los niños eran obligados a marchar rindiendo honores al comandante paramilitar y queremos hacer un ejercicio de recuperar la vida sin estigmatizar a la población”, dijo.

Durante la semana tendrán un gran espacio los eventos de carácter artístico porque, según Sanabria, “el acto creativo juega un papel fundamental en la superación de los conflictos y en la transformación de sociedades reconciliadas”.

Por ello, afirma que quieren “transformar desde lo sensible a lo conceptual” y evitar dividir Colombia en un “antes y después del conflicto” entre guerrillas y Gobierno que ha afectado al país durante las últimas cinco décadas.

A juicio de Sanabria, para que este proceso avance también es necesario enviar “un mensaje al empresariado” para que “eleve su compromiso” con la paz y entienda que para ella es necesario que exista “equidad, respeto al medio ambiente, fortalecimiento del sindicalismo o el aumento de la justicia social”

Por ello y a través de esta semana de sensibilización pretenden crear una “cultura para la paz que eche mano del arte de las tradiciones, de los valores” y “construir un ser humano nuevo para una Colombia nueva”, concluyó.

EFE – Agencia EFE –