¿Cómo le irá a Barreto en las elecciones de este 2019?

Imagen: tomada de Twitter.

Es previsible que el gobernador mantenga y aumente sus cuotas de poder.

Esto porque con el poder de la contratación, recursos y obras en los municipios que se entregan este año, fácilmente el movimiento de Oscar Barreto, dentro del partido Conservador, pueda aumentar a dos diputados del Tolima (tiene la curul de Alejandro Martínez) y el mismo número de escaños en el Concejo de Ibagué (el barretismo tiene la curul que dejó Carlos Portela y que ocupa Juan Pablo Salazar).

Y es que la maquinaria del gobernador funcionó en 2018: para retener la curul de Cámara de Representantes (con Adriana Matiz), y lograr el escaño en el Senado para su allegado, Miguel Barreto.

Lo mismo podría decirse para mantener en las regiones las alcaldías de varios municipios que fueron conseguidas con aval del conservatismo.

Otra lectura debe hacerse para las elecciones de gobernador y alcalde de Ibagué. Los analistas vaticinan que Barreto no podrá ganar ambas dignidades y que seguramente alguno de sus candidatos, Ricardo Orozco a Gobernación, y Andrés Fabián Hurtado, a la Alcaldía de la capital, serán sacrificados a la luz de alguna alianza que negocie de último momento el gobernador.

Muchos ven que la ‘jugada’ podría estar por el lado de la Alcaldía de Ibagué, donde el mandatario departamental se ha acercado en los últimos meses al alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

Se anticipa que en las últimas semanas previas a la elección de octubre, o Barreto se sumará al candidato de Jaramillo (que seguramente será Alberto Girón); o viceversa el alcalde y sus fuerzas se sumen al candidato del barretismo (Andrés Hurtado), dependiendo eso sí de la fuerza, ventaja, y favoritismo en la opinión pública que tenga cada aspirante; sino es que son opacados por un tercero que los sobrepase en fuerza y exposición pública.

Además, el movimiento del gobernador se podría quedar con la dirección de Cortolima, uno de los fortines burocráticos del departamento que en la actualidad está en cabeza de Jorge Enrique Cardoso, cercano al partido Liberal y al exsenador Mauricio Jaramillo, y quien termina su segundo periodo en diciembre de este año.

Barreto será determinante en la elección, con el voto de su delegado, al igual que de tres de los alcaldes que conforman el consejo directivo de Cortolima. También será clave el Centro Democrático con los votos de los representantes del gobierno nacional, por lo que no se descarta que el gobernador se vuelva a acercar al uribismo a fin de tejer alianzas en pro de la consecución de la dirección de la Corporación.

Son muchas las cábalas sobre las altas y bajas del barretismo pero los resultados concretos se conocerán el 27 de octubre.

Deja un comentario