Concejo no eligió contralor de Ibagué

Sesión del Concejo de Ibagué. Foto: A la luz Pública.

Hasta agosto se conocería el titular del organismo de control.

Hasta el próximo mes de agosto del presente año, será elegido en propiedad el Contralor de Ibagué, luego de casi tres años de estar el cargo en interinidad.

La determinación, fue tomada al caer la tarde del viernes 27 de julio por el Concejo de Ibagué, luego que en la mañana, el proceso fuera “saboteado”, después que minutos antes de iniciar el debate fue allegado a la mesa directiva de la Corporación el recurso de recusación interpuesto por el ciudadano Gilberto Sánchez, quien en un documento radicado ante la Procuraduría Regional del Tolima, denunció que los 16 de 19 corporados, se encuentran inhabilitados para elegir al jefe del ente de control en propiedad, por la designación de manera irregular de Ramiro Sánchez, determinación que les generó una sanción en primera instancia.

Durante la discusión, se acordó ampliar las sesiones ordinarias del Concejo por 10 días más como lo dispone la ley, para esperar la respuesta de la Procuraduría Regional ante el recurso de recusación interpuesto por Sánchez.

Por lo tanto la Corporación sesionará los días tres, seis y 10 de agosto, quedando a la espera de dicha respuesta. Esta propuesta de ampliación fue aprobada con el voto negativo de Humberto Quintero.

Sobre el particular William Rosas, presidente del Cabildo indicó, que desafortunadamente para Ibagué, la elección ha sido “saboteada y obstruida”, por fuerzas oscuras que están enquistadas en los pisos segundo y tercero del palacio municipal, quienes pretenden a toda costa que siga como encargado en ese puesto Julio César Vásquez.

“El proceso se encuentra saboteado (sic) y tendrán que los órganos de control ponerle freno a esto que ha tomado mucho auge en la cuidad de Ibagué”, dijo Rosas.

Además, el concejal señaló que para la próxima semana, se tiene previsto interponer los denuncios correspondientes ante la Fiscalía General de la Nación, contra Gilberto Sánchez, por incurrir en varios delitos, entre ellos fraude procesal.

Lo cierto es que Ibagué sigue sin control fiscal y con serias dudas del proceder del contralor encargado, quien es una ficha con demasiada cercanía con la Casa Jaramillo.

Deja un comentario