Consulta liberal: ¿un paso seguro para la alcaldía?

El liberalismo no atraviesa un buen momento en Ibagué. Foto-ilustración

El liberalismo no atraviesa un buen momento en Ibagué. Foto-ilustración

Análisis / Este fenómeno electoral ha ocurrido en las últimas dos elecciones de alcalde en Ibagué, y es que el ganador de la consulta del liberalismo llega al palacio municipal.

Jesús María Botero y Luis H. Rodríguez, han logrado ganar las elecciones luego de superar la consulta, quizás no con grandes votaciones, pero con la unificación del partido que terminó dándoles la victoria absoluta. También se puede interpretar que de ser consulta cerrada las cifras dejarían muy desinflado al partido en Ibagué.

Otros movimientos han realizado ejercicios preelectorales pero no han conseguido impactar a los ciudadanos, pues los resultados son muy bajos y menos se han acercado a una verdadera unificación de las colectividades. Muchos de esos precandidatos se acercan al ganador de la consulta liberal.

Para esta contienda, que vale la pena decir ha iniciado de manera prematura, ya hay varios militantes del partido rojo que han manifestado su clara voluntad de participar en la consulta para escoger el candidato único liberal a la alcaldía de la ciudad.

Nombres como Jhon Esper Toledo, Camilo Delgado, Olga Beatriz González y Rodrigo Páez, son algunos de los más relevantes que han expresado su intención de participar de la consulta.

Lo preocupante para el partido es que en la actualidad no hay una figura que represente un verdadero cambio, todos los anteriores ya se han jugado electoralmente y burocráticamente y los réditos en pro de la ciudad no han sido los más grandes.

También los posibles precandidatos cargan consigo el apoyo político y electoral de los grandes “patriarcas” de un partido, que poco suman y si restan. Esto se explica por los pocos resultados que sus largas carreras políticas le han dado al departamento y la ciudad. Han ostentado el poder por décadas y de generación en generación y poco, por no decir que nada han hecho para el bienestar de los ciudadanos.

La mala imagen de los mandatarios liberales, Luis H. Rodríguez y de Luis Carlos Delgado Peñón, también puede ser un factor en contra a la hora de cautivar a los ciudadanos. Crisis como la del hospital Federico Lleras Acosta, sin duda le pasarán una factura alta al gobernador del Tolima, a la hora de hacer las cuentas electorales del liberalismo.

La consulta más que un trampolín electoral y un posible 50% de la victoria, debe ser el mecanismo para que los militantes del liberalismo debatan profundamente si deben o no ser representados por alguno de los hoy postulados.