Contraloría de Ibagué detalló 28 hallazgos en el Ibal

Ibal

Graves falencias contractuales y administrativas se evidencian en el instituto de acueducto y alcantarillado.

El ente de control detalló un hallazgo fiscal, siete disciplinarios, dos penales, y dieciocho administrativos, en la vigencia 2013 del Ibal.

El hallazgo fiscal, de más de 34 millones de pesos tiene que ver con “un presunto detrimento patrimonial por concepto de mayor valor liquidado por prestaciones sociales, dentro de proceso ordinario laboral adelantado por un funcionario en contra de la entidad y el cual se había vinculado por intermedio de una empresa cooperativa de trabajo asociado”.

La anomalías de carácter disciplinario tiene que ver con “violación de los principios de gestión fiscal y función administrativa, principios de eficiencia y economía e irregularidades en contratación”. De estos, se dio traslado a la Procuraduría Provincial de Ibagué y a la Personería Municipal.

De igual forma, dos de los hallazgos, serán de competencia de la jurisdicción penal: “dentro de los expedientes de los contratos de servicios por outsourcing números 008 y 009 del 23 de enero de 2013, se encontraron de manera incompleta los soportes de actividades diarias del personal contratadas por las Uniones Temporales para el cumplimiento del objeto contractual. Si bien, de acuerdo a lo manifestado por los interventores y supervisores de los contratos las mencionadas planillas de actividades diarias les sirvieron de soporte para certificar el cumplimiento de las obligaciones del contratista, y hacían parte de la documentación soporte para el trámite de los pagos, durante el proceso auditor no fue posible conseguir que estas fueran aportadas por la Empresa IBAL, ni por los interventores y supervisores de dichos contratos como tampoco por el representante legal de las Uniones Temporales Procesos Integrales y Servicios Comerciales”.

En una reciente sesión en el Concejo de Ibagué, el Contralor Edwin Riaño, dijo que el Ibal, y el Imdri (instituto de recreación y deporte), eran las entidades del gobierno local más susceptibles a malos manejos financieros y administrativos.