Coronel que asesinó a su esposa en Ibagué pide cupo en la jurisdicción especial para la paz

Joaquín Aldana

Joaquín Aldana

Joaquín Enrique Aldana hizo la petición en el Ministerio de Defensa.

Se conoció que el exoficial solicitó a través del Ministerio de Defensa que su nombre sea considerado dentro de los beneficios de la libertad condicional que les aplica a los miembros de la Fuerza Pública que cometieron conductas delictivas en el marco del conflicto y que llevan más de cinco años detenidos. Esto a cambio de que se sometan a las reglas de la justicia transicional y contribuyan a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

Por la deuda que tiene con la justicia, no parece posible que Aldana tenga posibilidad de ser cobijado por los beneficios de la JEP, que establece penas alternativas hasta de ocho años por crímenes graves. Sin embargo, será el Ministerio de Defensa el encargado de darle una respuesta a la solicitud; en caso de pasar este filtro, será la Secretaría Especial de la JEP la que se encargará de verificar si su petición es viable.

Por la deuda que tiene con la justicia, no parece posible que Aldana tenga posibilidad de ser cobijado por los beneficios de la JEP, que establece penas alternativas hasta de ocho años por crímenes graves. Sin embargo, será el Ministerio de Defensa el encargado de darle una respuesta a la solicitud; en caso de pasar este filtro, será la Secretaría Especial de la JEP la que se encargará de verificar si su petición es viable.

La justicia pudo probar la responsabilidad de Aldana en el crimen porque al hacer una operación con luces Blustar y filtro de luz blanca en su lugar de vivienda encontraron los rastros de sangre de su esposa. También bolsas blancas que contenían Ajax, blanqueador y camisetas del exoficial en su paso por la Policía. Las investigaciones revelaron también que encontraron también que dentro del PC de Erika se había introducido un programa espía que permitía conocer los diálogos y correos electrónicos que compartía a través de internet.

Fue una investigación exhaustiva que permitió que el exoficial esté hoy tras las rejas. Dependerá del Gobierno y la JEP dar la última palabra sobre si este macabro capítulo de la violencia se termina colando en los beneficios diseñados para ponerle fin al histórico conflicto con las Farc.

Joaquín Aldana, fue encontrado culpable de haber asesinado a su esposa, Érika Yeneris, en un crimen que conmocionó a la ciudad, en septiembre de 2009, luego que los restos de la mujer aparecieran mutilados y seriamente vejados en la vía que conduce al norte tolimense.

Aldana, quien era el comandante operativo de la Policía Tolima, está privado de la libertad en la cárcel Picota de Bogotá, descontando una condena de 33 años y nueve meses de prisión.

Con información: revista Semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *