Coronel Joaquín Aldana, en libertad temporal

Joaquín Aldana. Imagen, archivo particular.

El exoficial de la Policía, condenado por homicidio, recibió permiso por las fiestas de fin de año.

Para sorpresa de muchos Joaquín Enrique Aldana Ortiz fue visto en Ibagué desde el 31 de diciembre. Ese día asistió a misa en la iglesia del barrio Piedra Pintada, causando asombro entre los feligreses que se congregaron allí.

Y este dos de enero se le vio en un centro comercial de Ibagué, en compañía de varios familiares.

Según se conoció, al excomandante operativo de la Policía en el Tolima, un juzgado de ejecución de penas y medidas, le concedió un permiso de 72 horas, al término del cual deberá regresar a la cárcel Picota de Bogotá, para seguir descontando su pena.

A Aldana le fue otorgado el permiso el cuatro de diciembre pasado, luego de la solicitud hecha por su defensa el 29 de noviembre de 2018. La decisión la concedió el Juzgado Segundo de Ejecución de Penas y Medidas de Bogotá.

Aldana Ortiz fue condenado a 33 años y nueve meses de prisión, por el homicidio de su esposa, Erika Yeneris Gutiérrez, en un crimen que sacudió a la sociedad ibaguereña, ocurrido en septiembre de 2009, toda vez que el cadáver de la dama fue encontrado descuartizado y con serias mutilaciones.

Le puede interesar. caso Aldana, verdades y mentiras.

Aunque Joaquín Aldana proclamó su inocencia, un juez de Ibagué, el Tribunal Superior de la capital tolimense y la Corte Suprema de Justicia ratificaron la culpabilidad del oficial en el hecho.

El móvil del crimen, sería la presunta infidelidad que sufriera el exoficial en su matrimonio, lo que lo llevó a acabar con la vida de su compañera sentimental.

Aldana había procreado dos hijas con la fallecida, menores que quedaron bajo custodia de los familiares del antiguo uniformado.

El procesado sigue redimiendo la pena con trabajo y estudio y podría solicitar la libertad condicional tras haber pagado las tres cuartas partes de su condena de 33 años y nueve meses.

Deja un comentario