Corrupción en Ortega y Natagaima comienza a retumbar en Ibagué

David Andrade

Dos pesos pesados en el radar: Freddy Pérez y David Mauricio Andrade.

De a poco, la Fiscalía viene desentrañando un acto de corrupción llevado a cabo en el hospital San José de Ortega, en la que se adquirió un lote para la sede del centro asistencial, con un sobrecosto de 13 veces superior el valor de mercado.

En la segunda semana de 2018, se dio captura a María Emilce Amaya Gómez, quien habría participado en la venta del inmueble, que sería de un concejal, para facturarlo por 210 millones de pesos cuando su valor original no superaba los 15 millones, en un contrato efectuado en el año 2015.

Por el hecho, también están siendo investigadas y permanecen con medida de aseguramiento de carácter domiciliario María Graciela Lozada y Yamile Maritza Pérez Suárez, está última, exgerente del hospital de Ortega, y esposa del exalcalde de Natagaima David Mauricio Andrade. La dama, también es hermana del cuestionado ingeniero y exsecretario de Desarrollo Físico del Tolima, Freddy Humberto Pérez.

Yamile Pérez Suárez. Foto: El Nuevo Día.

David Mauricio Andrade

Nada más terminar su periodo como alcalde de Natagaima (2012 -2015), Andrade fue nombrado como gerente del hospital Louis Pasteur de Melgar. Recientes informes de prensa vinculan al exalcalde con el corrupto y condenado abogado Orlando Arciniegas Lagos, como la persona que manejó buena parte de la contratación pública de Natagaima.

Durante los cuatro años que Andrade ejerció como alcalde, Arciniegas no solo fue el asesor de despacho, sino el encargado de realizar los procesos de contratación de la Alcaldía, la Empresa Municipal de Servicios Públicos y del Hospital San Antonio. Direccionó la inversión por ingresos fijos anuales del Sistema General de Participaciones, los del Fondo de Compensación Regional y Funcionamiento del Sistema General de Regalías, los provenientes del Departamento de la Prosperidad Social y los del Fondo Nacional de Adaptación.

A Arciniegas solo se le veía en el municipio una o dos veces al mes. Pero a su oficina y residencia en Ibagué acudían el alcalde y el personal directivo de confianza para tratar personalmente las decisiones contractuales y financieras de interés. Como fue su estilo, las licitaciones eran de las llamadas ‘chaleco’ y/o de un solo proponente, dentro de las cuales estuvo presente el famoso convenio con fundaciones y corporaciones para manejar los recursos de la salud, los resguardos indígenas, reforestación y medio ambiente, entre otros, provenientes del Departamento y de la Nación”, dijo el abogado Iván Ramírez Suárez en su columna en el diario El Nuevo Día.

Como si fuera poco, en 2017 a David Mauricio Andrade le asesinaron a su padre, acribillado en zona rural de Natagaima, en hechos que no han sido aclarados.

El dirigente, es cercano al Partido Liberal, fue avalado por este movimiento en las elecciones de 2011 y se le ha visto en actos públicos con el hoy senador Guillermo Santos Marín y aunque afronta un cúmulo de denuncias ante los organismos de control siguen sin pronunciarse. También fue condenado a 24 meses de prisión por un homicidio culposo en accidente de tránsito, pero pese a ello se le avaló para seguir ocupando cargos de elección popular y recientemente en la gerencia del hospital de Melgar.

Guillermo Alfonso Jaramillo y Freddy Pérez, en 2015.

Freddy Humberto Pérez

Poco se había vuelto a saber de Pérez, otrora funcionario (llegó a ocupar un cargo directivo en Cormagdalena) y candidato a la Cámara de Representantes en las elecciones de 2014, en una lista que armó el hoy alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo,

En 2015, Freddy Pérez aterrizó de nuevo en la capital tolimense para echarle una mano en la campaña a su exjefe, que le dio la oportunidad en lo público al llevarlo a la Secretaría de Desarrollo Físico del Tolima en el periodo 2001 – 2003, cuando Jaramillo fue gobernador del departamento.

Se conoce en la actualidad que Pérez es un contratista de grandes licitaciones de obra, mismas en las que nunca aparece sino que lo hacen firmas e ingenieros de su resorte. Esa modalidad la ejecutó durante la Alcaldía de Gustavo Petro en Bogotá, cuando este y muchos tolimenses aterrizaron para contratar en el Distrito.

Hoy, su hermana (actual esposa de David Mauricio Andrade) aparece como cabeza de un hecho de corrupción de mínima cuantía, dentro de los altos estándares a los que los pulpos del desangre público se han acostumbrado. Si la Fiscalía indaga más en este entramado de amiguismo y relaciones familiares se podría llevar más de una sorpresa.

Deja un comentario