¿Crisis en El Nuevo Día?

Imagen: A la luz Pública.

Una difícil coyuntura afronta el periódico más importante de Ibagué y el Tolima.

Hace pocos días se conoció que la junta directiva del diario busca cambiar al actual gerente Miguel Ángel Villarraga Lozano y que se ha encargado a una firma head hunter (o caza talentos) para proveer el reemplazo.

Según se pudo establecer, la gestión de Villarraga es cuestionada por un bajonazo en los índices de ingresos por ventas y publicidad, y porque al parecer el directivo quería incursionar en la política, algo que no cayó bien al interior de los accionistas del periódico. Se dijo en su momento que el gerente buscaba entrar en la baraja de candidatos a la Alcaldía de Ibagué, lo que este tuvo que salir a desmentir al seno de la compañía.

Fuentes relacionadas con el tema le indicaron a este medio que en la última junta directiva los socios tuvieron por más de una hora a Miguel Villarraga cuestionándolo sobre los indicadores de su gestión y la baja en la pauta publicitaria, y le dieron una especie de ultimátum para que la situación financiera del periódico mejorara.

El próximo miércoles 20 de febrero se realiza otra sesión de la junta y se afirma que allí podría definirse la continuidad del funcionario, quien en 2012 llegó para reemplazar a Antonio Melo Salazar. Melo dio el paso al costado luego de estar al frente del rotativo desde su fundación.

Miguel Villarraga. Foto: El Nuevo Día.

Hay que recordar que El Nuevo Día, hace parte de la Editorial Aguas Claras, una sociedad conformada por la familia Galvis de Bucaramanga, propietaria del periódico Vanguardia Liberal, entre otros, y que posee la mayoría accionaria. Hace menos de dos años también ingresó a la firma la familia Murra, que maneja el conglomerado de productos alimenticios Dicorp, con marcas tradicionales para los hogares colombianos como Arroz Diana, Gaseosas Glacial, y aceite Rica Palma.

Le puede interesar: Jaramillo dice que en El Nuevo Día lo convencieron de lanzarse.

Del proceso de búsqueda de nuevo gerente, se conoce que se ha analizado la hoja de vida Ángela María De la Pava, comunicadora y gerente de Ibagué Limpia, y muy cercana al alcalde de la capital tolimense, Guillermo Alfonso Jaramillo.

Conocedores del proceso ven muy lejana la posibilidad de que la periodista De la Pava llegue a El Nuevo Día, por cuenta de las malas relaciones que mantienen en la actualidad el alcalde Jaramillo y la casa editorial. En múltiples ocasiones, el mandatario ha acusado al periódico de perseguirlo, de promover noticias falsas, e incluso ha denostado públicamente de varios de los socios de la firma, pese a que como el mismo mandatario reveló fueron los socios del periódico los que lo convencieron de lanzarse a la Alcaldía en el proceso electoral del año 2015.

Le puede interesar: El Nuevo Día rompe con Jaramillo

Otro nombre que se está manejando para ocupar la gerencia del diario es el del periodista y abogado Edward Amaya Márquez, actual jefe de comunicaciones de la firma AngloGold Ashanti. Amaya, fue hace unos años secretario de Gobierno de Ibagué, en el mandato del exalcalde Jesús María Botero.

Y mientras no hay certeza sobre la continuidad del gerente, en el ámbito periodístico el diario también tiene algunos imprevistos: varias vacantes de comunicadores que renunciaron no han sido provistas y hace pocos días presentó su dimisión el periodista que se encargaba de realizar el editorial del periódico.

Pese a ello, el periódico se ha constituido en pieza clave para denunciar la corrupción en las entidades públicas y privadas a lo largo de los años. Además, ha dado a conocer investigaciones soportadas sobre temas neurálgicos como los Juegos Nacionales de 2015, las obras del Acueducto Complementario, la ‘casa en el aire’ del Portal de San Gabriel, y otros casos emblemáticos de corrupción en Ibagué y los municipios vecinos.

Seguramente este es un bache que superará El Nuevo Día, un periódico con más de 25 años de tradición en la región y que lucha por mantener informados con objetividad y veracidad a todos los nichos de interés que tiene en Ibagué y el Tolima.

Deja un comentario