¿Cuándo responderá a la justicia el curador Greisman Cifuentes?

Greisman Cifuentes. Foto: El Nuevo Día.

El funcionario aprobó los diseños y otorgó licencias de construcción para las fallidas obras de los Juegos Nacionales.

Hace pocos días fue noticia la licitación que convocarán la Alcaldía y el Imdri para el reajuste de los diseños de las obras, por los que se pagaron hace más de dos años $11.500 millones a la firma Typsa, que hoy se sabe, accedió al contrato inflado en sobrecostos, a través del pago de sobornos.

Es decir, que con una cifra que aún no se conoce, los ibaguereños pagarán con recursos públicos por unos diseños concebidos sin planeación, elaborados y aprobados en tiempo récord, y con unas licencias de construcción, basadas en estos diseños, otorgadas bajo sospecha, pues fueron varias personas las que declararon el posible contubernio de Orlando Arciniegas con el curador urbano Cifuentes Silva.

Los focos se dirigen hacia el Curador Urbano Número Dos de Ibagué, Greisman Cifuentes Silva quien en un lapso de 15 días dio su visto bueno a las licencias para las obras del Parque Deportivo, y de la unidad deportiva del Coliseo de la calle 42, obviando la realización del debido reparto, y trámites ordinarios y exigid por la ley, ya que estas costas son dineros públicos y debió haberse realizado  el debido reparto de los proyectos para las obras de los escenarios.

Llama la atención que los diseños para el Estadio Murillo Toro, fueron radicados en la Curaduría Número Dos, el cinco de mayo de 2014, y la licencia expedida el 16 de enero de 2015, es decir, 257 días después. En el caso de la licencia para el Parque Deportivo, se radicó el siete de enero de 2015, y se expidió la licencia el 19 de enero siguiente, 12 días después. Para el coliseo de la calle 42, se radicó el cinco de enero de 2015, y se expidió la licencia el 20 de enero siguiente, 15 días después.

Es decir, que para la licencia del Estadio se empleó mucho más tiempo en un supuesto estudio de planos y diseños, pero para la licencia del Parque Deportivo y de la Unidad Deportiva de 42, solo se demoró el estudio 12 y 15 días, respectivamente. Según conocedores de las obras, no es lógico que en la Curaduría Número Dos se hubiesen estudiado más 600 planos y 3.500 hojas de cálculo estructural en tan poco tiempo, y de manera exprés, haber concedido las respectivas licencias.

Pero hay sospechas que las actuaciones de Cifuentes Silva no fueron del todo transparentes. El exrepresentante legal de Typsa en Colombia, Luis Rodrigo Uribe Arbélaez, quien colabora con la Fiscalía, señaló que el condenado abogado Orlando Arciniegas Lagos le había dicho que las licencias se tramitarían en la Curaduría de Greisman Cifuentes Silva porque al parecer este tenía algún tipo de arreglo ‘debajo de la mesa’ con Arciniegas Lagos.

Typsa cumplió con la entrega de los diseños en las fechas acordadas y con tramitar las licencias ambientales y de construcción las cuales se debían tramitar ante el curador urbano Número Dos, Greisman Cifuentes, según la disposición del doctor Arciniegas quien, al parecer, tenía arreglos con esa persona”, señaló Uribe Arbeláez.

La Fiscalía indaga también por qué se alteró el reparto de las licencias, cuando debió corresponderle el estudio de las licencias a la Curaduría Urbana Numero Uno de Ibagué, al momento en que Typsa radicó la solicitud el 14 de noviembre de 2014. Según testigos, empleados de Typsa exigieron que las licencias fueran enviadas a la curaduría de  Greisman Cifuentes sin someterlas a reparto y amenazaron a una arquitecta con que iba a perder el trabajo si no hacía lo que se le pedía.

La hermana nombrada a dedo

Una hermana de Greisman Cifuentes, Claudia Johana Cifuentes Silva, y de profesión arquitecta, también ha ejercido en varias ocasiones en la Curaduría Urbana Número Dos como encargada, al parecer de una manera poco clara, siendo atribuidos los nombramientos a los exalcaldes Jorge Tulio Rodríguez Díaz, Jesús María Botero Gutiérrez, y Luis H. Rodríguez Ramírez.

Al respecto, la Red de Veedurías Revisar señaló en un pronunciamiento reciente: “hemos podido conocer que los encargos de provisionalidad como Curador han recaído en la arquitecta Claudia Johana Cifuentes Silva, por lo menos desde 2001, cuando el Alcalde de la época, mediante Decreto 0264 del 12 de junio de 2001, concede una licencia y se hace un encargo de provisionalidad, contrariando todas las disposiciones legales que deben tenerse en cuenta para este tipo de encargos. Bajo qué sustento jurídico ocupó este cargo durante 19 meses consecutivos (Curadora Urbana Dos en Provisionalidad en el periodo comprendido entre enero de 2013 y julio 30 de 2014) contradiciendo la normatividad vigente para encargos que rigen en los puestos públicos, los cuales tienen un límite máximo de 90 días. 

No los detuvo el estar en primer grado de consanguinidad, el no formar parte de la nómina de la Curaduría, ni estar ausente en la lista de elegibles, parece ser que el requisito básico es ser amigo del alcalde de turno, ser señalado directamente por el Curador en propiedad, o como dicen, de forma coloquial, a dedo”.

Equipo no idóneo para aprobar licencias

La oficina de Transparencia de la Presidencia de la República pidió investigar el accionar del curador Greisman Cifuentes silva y cuestionó en su momento la idoneidad del equipo de trabajo del Curador Número Dos que se encargó del estudio y trámite de las licencias.

En la lista que nos entrega el Curador aparecen ocho personas incluyendo a Greisman y a una niña que es una bachiller, además otra que es una dibujante arquitectónica, un tecnólogo en gestión documental, un arquitecto, un ingeniero civil, pero lo que uno ve acá realmente no es un equipo que sea robusto, pero nosotros no somos ingenieros ni peritos y ese es un trabajo que tendrá que hacer la Fiscalía y a quien vamos a trasladar esta documentación”, dijo el exsecretario de Transparencia Camilo Enciso.

La trama corrupta de los Juegos Nacionales aún no se clarifica y hace falta por investigar y castigar a funcionarios públicos, particulares y contratistas que  se lucraron a costa de la destrucción de los escenarios y la feria de dinero que hubo para la adjudicación de contratos, licencias y pago de favores.

Deja un comentario