Culpable homicida de gemelos en Tolima

pedro_andres_laserna_mendieta_1381337666Tras varias sesiones de juicio oral, el Juez Segundo Penal Especializado de Ibagué, señaló el sentido del fallo de carácter condenatorio en contra de Pedro Andrés Laserna Mendieta implicado en el secuestro y muerte de los gemelos Juan Sebastián y Diego Alejandro Tabares, crímenes ocurridos en agosto de 2011, en el municipio de Anzoátegui, norte del Tolima.

La Fiscalía imputó cargos a Andrés Laserna por los delitos de Secuestro Extorsivo Agravado y Doble Homicidio Agravado, crímenes que no tienen rebajas ni descuentos por ser las víctimas menores de edad, por expresa prohibición de la ley de Infancia y Adolescencia.

La parte acusadora, en cabeza de la Fiscal Tercera Especializada, señaló que el aprehendido pidió 10 millones de pesos a la madre de los gemelos, para ponerlos en libertad, y que una vez concretó con la mujer un sitio de entrega, este logró evadirse del operativo donde las autoridades buscaban darle captura.

También se reseñó la forma en que murieron los pequeños. Según la Fiscal Laserna “atacó a los niños sin posibilidad de defensa y les propinó mortales puñaladas, a uno en la espalda y a otro en el pecho con fractura craneana. Los dos murieron por anemia aguda, sus vestimentas estaban totalmente empapadas en sangre. “Lo hizo en retaliación por la denuncia que Mariela, su compañera sentimental y madre de los niños, le instauró ante las autoridades por maltrato físico y sicológico”.

En el juicio, el juez autorizó a la Fiscalía la inclusión de 37 testigos que fueron interrogados en el juicio. Por su parte, la Defensa llevó 12 testigos, entre ellos, el mismo acusado quien renunció a su derecho a guardar silencio y no autoincriminarse. La Defensa, arguyó la tesis de desordenes mentales del acusado, pero un dictamen de Medicina Legal, arrojó que este se encuentra en pleno uso de sus condiciones

Los hechos que se investigan, ocurrieron cuando Andrés Laserna raptó a los pequeños y luego los mató a cuchillo en una cañada, en venganza contra la madre de los niños, con la que mantenía una tórrida relación sentimental.

Andrés Laserna, preso en centro de reclusión, afrontaría la máxima condena prevista en el Código Penal, 60 años de prisión.