Dañados y apagados, así viven los semáforos de Ibagué

Y cambiarlos o repararlos cuesta tres millones de dólares.

Los semáforos de Ibagué duran más tiempo dañados que prestando servicio”, afirmó Carlos Julio, un taxista que desde hace 10 años recorre las calles de la ciudad.

El conductor agregó que, “cuando los semáforos no están dañados, están apagados, y esa situación no es de buena presentación para una ciudad importante y turística, como la nuestra“.

Lo cierto es que la red de semáforos a diario presenta daños o queda por fuera de servicio armando verdaderos despelotes en las calles y cruces viales de importancia de la carrera Quinta y las avenidas Guabinal, Ferrocarril y Ambalá.

Dos ingenieros de mantenimiento y un técnico, son los encargados de ‘apagar incendios’ cada vez que hay daños.

Alexis Mahecha, secretario de Tránsito de Ibagué, señaló que actualmente se adelantan estudios para darle a los transportadores y peatones semáforos adecuados y modernos.

Vamos a modernizar este sistema pero el estudio es el que en últimas nos definirá los costos de esos trabajos”, dijo el funcionario y agregó que toda la ciudad será tenida en cuenta.

Como en las ciudades adelantadas en temas de tránsito, Ibagué contará con centro de mando, semáforos integrados con sonido para las personas en condición de discapacidad y herramientas peatonales articuladas a los semáforos vehiculares.

El costo de una semaforización adecuada y moderna, podría costar tres millones de dólares”, afirmó el secretario de Tránsito y aclaró que la cifra es un estimativo.

Deja un comentario