Debemos preservar este parque

Fotos: archivo particular.

Se ubica en la glorieta de la calle 80.

Empezó como un espacio que los vecinos quisieron habilitar para el disfrute de niños y pasar una tarde agradable. Surgieron maticas y jardines. Luego resultó un arenero para niños. Y hace pocos días la Alcaldía les llevó elementos y artilugios para un bioparque.

Y aunque niños y adultos lo disfrutan por igual, solo hay una sombra que oscurece el entorno: los propietarios de mascotas que sacan a pasear los perritos pero que no recogen los excrementos de los mismos.

Solo con ese pequeño detalle, y este lugar, como otros en la ciudad, será un inmejorable lugar de encuentro.

Sigamos en el disfrute y amor por nuestra ciudad. Esa es la meta para contribuir a la construcción de un mejor futuro.

Deja un comentario