Decreto le pone freno a contratación con entidades sin ánimo de lucro

 

Imagen de referencia

Otra forma en la que ‘desangran’ los dineros públicos.

Firmado decreto que frena abusos por contratación con entidades sin ánimo de lucro.

Con esta reforma, “frenamos en seco los abusos en la contratación directa con estas entidades sin ánimo de lucro, que han causado la pérdida y desviación de billones de pesos anuales que debían ir a la población, sobre todo a la más vulnerable”, afirmó el presidente Santos.

El jefe del Estado firmó el Decreto 092 del 23 de enero de 2017, que frena los abusos en materia de contratación directa con las entidades sin ánimo de lucro.

Este decreto reglamenta la forma como los gobiernos nacional, departamental, distrital y municipal contratan con entidades privadas sin ánimo de lucro y de reconocida idoneidad, para impulsar programas de interés público.

El documento establece los requisitos y el proceso que se deben cumplir para que las entidades estatales puedan contratar con entidades sin ánimo de lucro, así como los requisitos para que estas últimas sean consideradas como de “reconocida idoneidad”, de acuerdo con las pautas y criterios establecidos por la agencia Colombia Compra Eficiente.

También contempla las prohibiciones, inhabilidades e incompatibilidades en materia de contratación con estas entidades, entre otros aspectos.

El Decreto 092 modifica el Decreto 777, el cual a su vez contiene el régimen de contratación con las entidades sin ánimo de lucro.

De acuerdo con el presidente Santos, ese régimen especial, que estaba fuera de control, “era una herramienta predilecta de los corruptos para esquilmar al Estado”.

“Fundaciones creadas o manipuladas por personas corruptas eran y son usadas para contratar y robar los recursos públicos”, dijo y agregó que “también se usaban para financiar supuestas actividades de beneficencia, cuando en realidad era para otros fines”.

Añadió que también sirve para identificar y rastrear los recursos que se ejecutan a través de subcontratistas, “que muchas veces son los verdaderos dueños de los negocios, y usan estas fundaciones fantasmas para contratar”.

Deja un comentario