¿Domiciliarios abusan con cobros exagerados en cuarentena?

Imagen: tomada de www.seguimiento.co

Redes sociales se llenaron con quejas de servicios elevados en medio de la pandemia.

Nadie puede desconocer el enorme servicio y sacrificio de un ejército de repartidores (hombres y mujeres) que durante la emergencia por coronavirus han mantenido el abastecimiento en los hogares, el suministro de medicinas, e incluso contribuido en la subsistencia de restaurantes y pequeños negocios que aún funcionan, repartiendo los pedidos y productos.

Pero algunos ciudadanos de Ibagué se han quejado del incremento del costo de un domicilio, que se ha notado en estos trabajadores informales durante la cuarentena, aunque sin entrar a generalizar la conducta de todo el gremio.

Y es que antes de la emergencia un domicilio normal se pagaba a cuatro mil, máximo cinco mil pesos, pero los costos, en algunas ocasiones, se han casi que duplicado.

Sí, eso pasa siempre y eso que hay unos que son abejas como dijo el mismo proveedor, él me dio un costo y cuando me entregaron el servicio él cobró lo que quiso y al reclamarle dijo que él no regalaba el trabajo”, señaló Alejandra Tique en Facebook.

De pagar cuatro mil pesos por servicio, pasé a pagar ocho mil al pedir una pizza al restaurante italiano de siempre. El servicio se prestó, desde Niza Norte a la Pola. La solución, no volver a solicitar dicho servicio”, dijo otro ciudadano en la misma red social.

No hay que generalizar, no son todos. Hay que tener en cuenta que mucha gente cercana a uno optó por dedicarse a eso para enfrentar la crisis, así que la fácil es llamar a uno de esos conocidos o recomendados de nuestro circulo de amigos”, indicó Jhon Moreno en Facebook.

Algunos ciudadanos también se preguntan si las autoridades municipales podrían regular el servicio y la tarifa, o si se pueden poner quejas o denuncias formales en caso de ser víctima de cobros exagerados.

Este medio buscó conocer la opinión de Fernando celemín, quien se dedica al servicio domiciliario en la capital tolimense.

«Hay unos que no tienen idea de cobrar o de medir la distancia para cobrar. Otros ya cobran de más porque son usureros. Unos pagan por otros. Los dueños de eso miran mucho, se dan cuenta y de una vez para afuera, porque eso es tirarse el cliente y también tirárselo a uno. Un man de esos le cobra a usted de más, usted paga, pero no vuelve a llamar y entonces ¿quién pierde?, pierde uno«, dijo el trabajador.

Deja un comentario