Dueño de polvorería también murió en la explosión en Líbano

A tres se elevó el número de personas fallecidas tras la explosión de una fábrica de pólvora que sin la totalidad de permisos funcionaba en las afueras de la localidad.

A la muerte de un menor de 14 años en el momento de la explosión se sumaron este viernes dos nuevas víctimas identificadas como Jhon Janer Martínez Robayo, 23 años, y José Manuel Soler Múñoz, 67, propietario de la polvorería.

“Tres personas han perdido la vida en esta explosión”, afirmó el secretario de Salud del Tolima, Jorge Bolívar y agregó que otras tres se encuentran en estado crítico.

José Jaime González, director del hospital de Líbano, aseguró que el joven de 23 años falleció cuando era trasladado al hospital Simón Bolívar, de Bogotá, mientras que el dueño de la polvorería murió en la madrugada en ese mismo centro de atención.

La explosión repentina que sacudió a esta población dejó al menos 17 personas heridas que laboraban en la fábrica prácticamente a cielo abierto pues lo único que tenía era techos improvisados de zinc.

“Los fallecidos y heridos eran trabajadores de la polvorería y entre los lesionados figuran 4 menores de edad”, dijo el director del hospital de Líbano.

Testigos narraron que fueron “cinco explosiones consecutivas en la polvorería de los Soler, el sitio quedó completamente destruido, desapareció del mapa”.

Por tener comprometido más del 20 por ciento de sus cuerpos con quemaduras fueron trasladados a Bogotá ocho pacientes, pero por la gravedad de las heridas hoy serán trasladados cuatro más.

Los pacientes con lesiones del 10 por ciento en sus cuerpos son atendidos en los hospitales de Ibagué y Líbano.

“Destacamos el trabajo de la Gobernación, de la red de salud del Tolima y del hospital Federico lleras que en medio de la emergencia nos apoyaron con médicos y ambulancias”, dijo José Jaime González, director del hospital.

El alcalde de Líbano, Jesús Antonio Giraldo, señaló que la fabricación y comercialización de pólvora estaba prohibida en todo el municipio.

“Esta fábrica funcionaba en la zona urbana y el año pasado la administración anterior la trasladó a un sitio apartado de las afueras”, dijo el mandatario.

Agregó que, pese a que tenía permisos de Indumil y estudio de suelos, “no podía funcionar pues no cumplía en su totalidad los requisitos exigidos”.

Deja un comentario