Editorial: Mauricio Jaramillo, el Gran Hermano

Mauricio Jaramillo

Mauricio Jaramillo

El dirigente político es uno de los grandes beneficiados con la repartija burocrática en la Alcaldía de Ibagué.

Parafraseando el aforismo futbolero de que “perder es ganar un poco”, Mauricio Jaramillo no ganó un poco sino mucho, luego de ser derrotado en sus aspiraciones para hacerse con la Gobernación del Tolima en el periodo 2016 -2019.

El exsenador y jefe del partido Liberal en el Tolima, quedó con apreciables cuotas y ‘pechugas’ en el gobierno del alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, hermano del dirigente.

Mauricio Jaramillo retiene la Secretaría de Educación (Flor Alba Vargas), de Planeación (Héctor Eugenio Cervera), el Ibal (Alberto Girón), así como con la cartera de Infraestructura.

Es por ello que Mauricio Jaramillo seguirá controlando los hilos de la burocracia y la contratación en Ibagué, ejerciendo como gamonal o jefe político, algo que, irónicamente, su hermano Guillermo Alfonso prometió erradicar en el devenir de la campaña política, durante el año 2015.

También es de anotar que el exsenador controla la Universidad del Tolima y la autoridad ambiental del departamento, Cortolima, entidades con amplio margen de maniobra y de contratación pública.

Así las cosas es claro que el dirigente traicionó a su propio candidato (Rubén Darío Rodríguez), orientando las bases liberales a votar por su hermano Guillermo Alfonso, a quien el solo voto de opinión no le alcanzaba para llegar a la Alcaldía de Ibagué.

Con todo ese panorama, Jaramillo seguirá cogobernando la ciudad como lo ha hecho con los últimos alcaldes de Ibagué, que le siguen nombrando cuotas y profesionales de su cuerda, desde donde drenan como una vena rota los recursos estatales, sin que la verdadera renovación y el cambio lleguen al sector político administrativo de la capital tolimense.

Deja un comentario