La historia del abogado tolimense que se rehabilitó luego de vivir en El Bronx

Foto: Secretaría Distrital de Integración Social

Foto: Secretaría Distrital de Integración Social

Germán Ricardo Ospina nació en San Antonio, municipio del sur del Tolima, pero luego se mudó con su familia a Bogotá.

Actualmente tiene 56 años de edad, antes de caer en las calles se desempeñaba como abogado “Soy licenciado en derecho penal, pero todo eso fue al traste… con la cuestión de la droga”, aseguró un día después de la intervención del Bronx tras haber ingresado al al Centro de Atención Transitoria de la Secretaría Distrital de Integración Social.
Hace muchos años no ve a su familia, pues recorrió las calles por 35 años. Debido a los malos consejos de amistades que no quiere recordar y algunos problemas económicos, estuvo por primera vez en El Cartucho, luego decidió seguir en las calles y se refugió en el Bronx.
Desde la intervención de este lugar en 2016, ingresó al Centro de Atención Transitoria de la Secretaría Distrital de Integración Social, donde recibió apoyo psicosocial, y gracias al acompañamiento de los profesionales del hogar recuperó sus hábitos de sueño, alimentación y aseo personal. Lleva un buen tiempo sin consumir y eso lo anima mucho, siente que estar en el hogar le ha devuelto las ganas de vivir.
Recuerda los momentos que vivió laboralmente como vendedor de seguros y algunas diligencias que realizaba con un equipo de abogados. Actualmente se ha vinculado a los talleres y capacitaciones en el Centro de formación para el Estudio ‘La Academia’.
Captura de imagen de RCN Noticias

Captura de imagen de RCN Noticias

Hoy, 10 meses después de iniciar su rehabilitación, el cambio del tolimense es notable, su recuperación no solo se denota en su apariencia física, también en su expresión verbal. “Como he cambiado mi forma física, también he cambiado mi forma psicológica, la forma de ver las cosas“, aseguró en entrevista para RCN Noticias.
Germán Ricardo espera poder llegar a los últimos días de su vida sano, montar un negocio y reencontrarse con sus dos hijos a los que no ve desde que eran pequeños. Sueña con volver a trabajar, siente que es difícil, pero cree que tiene toda la energía y la disposición  para hacerlo.
Cabe resaltar, que este tolimense hace parte de los 550 habitantes de calle que lograron rehabilitarse del Bronx.

Deja un comentario