El buen corazón de los policías que salvaron la vida de niña en una vía

Foto: suministrada

¿Qué haría usted si durante un viaje por carretera uno de sus hijos menores presenta repentinamente fiebre alta, convulsiones y sangrado por boca y nariz?

Una situación similar vivió Johana Buriticá y su esposo, cuando viajaban de Neiva (Huila) hacia Armenia (Quindío) en su vehículo particular.

A las 3:20 de la madrugada del domingo, repentinamente, su pequeña de 11 meses comenzó a convulsionar durante el viaje.

Además, se puso morada, presentó fiebre alta y sangraba por boca y nariz.

“Pensé que la niña se nos moría en la vía”, afirmó la madre angustiada y agregó que en la noche todo se complica pues las vías están solitarias.

“La niña no respiraba, se nos estaba ahogando y las piernitas se le recogieron”, agregó la madre de familia.

Desesperados, los esposos detuvieron la marcha del carro pero no sabían qué hacer. Entonces optaron por devolverse al municipio de Guamo donde existe un retén móvil de la Policía del Tolima.

Allí encontraron apoyo inmediato del patrullero de la Policía Javier Caicedo y del sargento Hernán Prada Oviedo, jefe del cuadrante vial de los municipios de Guamo y Espinal, en Tolima.

Tomándola en sus brazos el sargento acudió a sus conocimientos de primeros auxilios y colocó a la menor sobre la carretera.

“La niña no respiraba”, dijo el uniformado y agrego que sus ojos los tenía blancos y la lengua se le había torcido.

“Le di respiración boca a boca, pero no reaccionaba y me preocupé mucho al pensar que podía morir”, señaló el sargento que está a punto de lograr la pensión en la institución.

Milagrosamente la bebé reaccionó y la alegría volvió al rostro de los padres que lloraron abrazados con el sargento y el patrullero.

“Dios puso a los policías en la carretera, para salvar la vida de mi hija”, afirmó Johanna Buriticá.

Una ambulancia la trasladó al hospital de Espinal donde se recuperó plenamente de una fiebre alta que le ocasionó convulsiones y así la familia continuó el viaje hacia Armenia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *