El camino cuesta arriba de Progresistas en el Tolima

global.cdrA cuatro meses de las elecciones a Congreso, solo el nombre de Jairo Acosta, está confirmado para pelear un escaño a la Cámara de Representantes.

Tampoco hay claridad sobre los cinco nombres que completarán la lista. Lo que sí tienen claro, es que al Senado apoyarán a Camilo Romero, quien se pasó del Polo Democrático a Progresistas.

Una propuesta audaz y que está siendo considerada, es la de unir a Progresistas con algunos sectores de izquierda del Tolima, y sacar de allí los cinco cupos restantes. Esa alianza, la lidera Alirio Urrego Mesa, directivo de la Unión Patriótica, en esta región del país.

Fuentes del movimiento en Ibagué, confirmaron que uno que se alejó de las toldas de Progresistas, fue el abogado Nicolás Ricardo Espinosa, quien estaba siendo promocionado como candidato a la Alcaldía de Ibagué, en las elecciones de 2015. Incluso, Jairo Acosta, lo venía presentando en reuniones como su candidato, lo que despertó celos y roces entre Marco Emilio Hincapié, gerente de la Lotería de Cundinamarca; y Fredy Humberto Pérez, ingeniero y exsecretario de Desarrollo Físico del Tolima; quienes tienen ganas de aspirar también.

Las mismas fuentes indicaron que una familia asentada en Ibagué, y con cierta injerencia en la política local y con abultados contratos y licitaciones, expresó sus deseos de hacer parte de la lista de Progresistas en el Tolima, a cambio de que se les otorgará una licitación en el distrito de Bogotá, por el orden de los cinco mil millones de pesos. Esa propuesta indecente, fue rechazada de plano, pues justamente el gobierno de Gustavo Petro se ha distinguido por combatir a las mafias de contratistas que desangran al erario.

También se duelen en la sede de Progresistas del Tolima, que muchos lugareños que prometieron apoyo, les dieron contrato en Bogotá, y que luego de salir con buenos recursos, olvidaron sus promesas de antaño.

Habrá que ver si la fuerza electoral de Jairo Acosta, considerado alguna vez como el mejor alcalde del país, a su paso por el municipio de Piedras, y el músculo financiero de Guillermo Alfonso Jaramillo, en la secretaría de Gobierno de Bogotá, alcanzan para obtener una curul en el Tolima, o lograr una apreciable votación que se traduzca en la consolidación de un movimiento político a largo plazo en la región.

 

Deja un comentario