El ‘choquismo’ quedó herido de muerte

Imagen: tomada de Twitter.

El movimiento de José Élver Hernández vive horas difíciles.

No solo con el golpe que significó la captura y carcelazo del alcalde electo de Valle de San Juan, Daniel García, acusado junto con el alcalde actual, Héctor Padilla, de asociarse ilícitamente para acceder a la Alcaldía mediante entrega de prebendas y corrupción al elector. Ambos fueron enviados a la cárcel de Picaleña por parte de los jueces de la República en Ibagué.

Capitulo aparte merece la huida de Gonzalo García Angarita, socio político y según afirman los conocedores, jefe directo de Choco, buscado también con orden de captura por la corrupción electoral de Valle de San Juan.

Gonzalo García, excongresista condenado por vínculos con las Auc, y quien heredó la dirección del movimiento gomezgallista en el Tolima, era la persona que atendía personalmente todos los lunes o martes, en la Casa Conservadora de Ibagué, a todos los líderes, contratistas o a quienes iban a pedir favores o a llevar hojas de vida de amigos y relacionados.

Le puede interesar: Nada que aparece Gonzalo García.

Todo esto, tiene pensando a Choco en la continuidad de su proyecto político que incluía no regresar al Legislativo en las elecciones de 2022 sino hacerse contar en una eventual candidatura a la Gobernación del Tolima.

Pero Choco perdió alcaldías clave: la de Murillo (su lugar de cuna), donde aspiraba colocar a una de sus fichas y quien ya había ocupado el cargo hace varios años, Beatriz Valencia. Allí ganó Antonio José García, en coalición con Cambio Radical y el partido Liberal.

Perdió también las cuotas de poder en Líbano, Casabianca y Villahermosa. En esta última localidad del norte tolimense, quedó rezagado Edwin Berrío, exfuncionario de la Gobernación, quien perdió con César Augusto Restrepo, del partido de la U.

En Casabianca perdió la candidata conservadora Irsa Tatiana Moreno, a manos de María Yineth Cifuentes, con aval de la U y de la ASI.

En Herveo, por poco pierde la Alcaldía, a manos de Gina Vanesa Silva (avalada por la ASI), y se impuso el candidato conservador Arbeis Rojas Rubio.

Le puede interesar: Choco a la Gobernación en cuatro años. 

En Herveo, salió una disidencia al choquismo ya que varios habitantes y líderes se cansaron del manejo politiquero del congresista y de ver que la localidad no avanzaba nada en materia de obras, conectividad y proyectos. “Yo no sabía que la política era algo distinto a rifar televisores y hacer votar a la gente con esas prebendas”, dijo un habitante de la población en una charla sostenida con este medio.

En Ibagué, Choco apuntaló la votación del expolicía Arturo Castillo quien salió electo concejal de Ibagué. Aunque también a este ciudadano le puso votos Jorge Bolívar, otro exconcejal conservador recientemente matriculado en el barretismo.

En conclusión: José Élver Hernández quedó desmantelado, con serios problemas a la hora de asegurar una votación regional que mantenga siquiera su curul en la Cámara, ni mucho menos apalancar una candidatura a la Gobernación en cuatro años.

Otros atribuyen la debacle de Choco a celos e influencia directa de una casa política de la región, pero ese será tema de análisis para otro artículo periodístico.

Deja un comentario