El día que murió un gobernador del Tolima en ejercicio

Imágenes: Hemeroteca biblioteca Luis Ángel Arango / El Tiempo/ El Espacio/ Hemeroteca biblioteca Darío Echandía.

En 1987 falleció Juan Tole Lis y la tripulación del helicóptero que lo transportaba.

Los tolimenses ‘presos’ del miedo por la reciente tragedia que en ese entonces había devastado a Armero, volvieron a sufrir esa vez por la terrible caída de un helicóptero de la Fuerza Aérea que transportaba a Juan Tole Lis, para ser homenajeado en su natal Natagaima.

El ‘indio Tole’ como le fascinaba que lo llamaran, no alcanzó a durar mucho tiempo despachando desde ‘El palacio del Mango’ para el periodo de 1987. La muerte cercenó su fervor político, verbo, honestidad, gestión y ejecución florecidas durante varias décadas destacadas en el sector público, gremial y democrático, logrando llegar a la máxima magistratura que pueda ostentar un tolimense en su propia región.

Hechos

El helicóptero Hughes de matrícula 4259 decoló desde las instalaciones de la Sexta Brigada después de las ocho de la mañana de aquel sábado 18 de julio de 1987. Era piloteado por el teniente de la Fuerza Aérea José Teoclístedes Aragón Díaz, mientras que la tripulación la completaba el técnico segundo Luis Ángel Rubio Sosa.

El gobernador Juan Tole Lis llevaba apenas 14 días de haberse posesionado, y tenía que asistir a unas atenciones y homenajes que ese día le rendirían en Coyaima y en la tarde en Natagaima. Algunos amigos y funcionarios del departamento partieron en bus escalera a primeras horas de la mañana hacia Natagaima, sin saber que el mandatario había perdido la vida en el fatal accidente, pues en esa época no había facilidad de comunicación y no todos los municipios tenían cobertura telefónica con Telecom.

El viernes en la noche –horas antes de la tragedia-, Juan Tole Lis había departido hasta altas horas de la noche en una tertulia con su amigo Miguel Ospina Gómez (compositor de la canción Dulce Coyaima Indiana), en la casa del músico en el barrio la Macarena de Ibagué.

La tragedia fue desgarradora para la familia Tole Sánchez, pues la esposa del gobernador doña Nelly Sánchez de Tole y su hijo mayor Juan Carlos, vieron desde la casa en el barrio Cádiz el momento preciso en que el helicóptero se precipitó con ímpetu en inmediaciones del barrio La Francia.

En 1991 los juzgados administrativos del Tolima procedieron a emitir fallos condenatorios, que ampararon a los seres queridos de las víctimas fatales, toda vez que el daño en el rotor del helicóptero había sido reportado con anticipación a la base aérea de Melgar; de hecho ya había sido cancelado un viaje que el aparato debía hacer al Cauca por no encontrarse en óptimo estado.

Juan Carlos Tole Sánchez, hijo del gobernador inmolado, fue médico, diputado, y por último director seccional del Instituto de Seguros Sociales hasta su muerte ocurrió en el año 2008, en el motel Calipso del barrio Miramar de Ibagué.

Los restos mortales de Juan Tole Lis reposan bajo un busto erigido en la losa de su tumba en el cementerio San Bonifacio.

El día del sepelio del gobernador, la desaparecida banda de música del Tolima tocó la canción ‘El Natagaimuno’, de autoría del maestro José Camacho Toscano, cuando el féretro era descendido con cabuyas por los sepultureros del campo santo.

A las exequias asistió el ministro del interior de la época César Gaviria Trujillo.

Por: Juan Felipe Solano V.

Deja un comentario