El ‘eterno’ concejal ahora quiere llegar a la Asamblea

Luis Alberto Lozano. Imagen: tomada de Facebook.

Luis Alberto Lozano está en la lista de preinscritos del Centro Democrático.

Y fue uno de los cuatro sobrevivientes a la purga que realizó la Procuraduría al sancionar a los 15 cabildantes restantes por la elección del excontralor Ramiro Sánchez.

Lozano Castillo, llegó al Concejo de Ibagué en las elecciones de 2003, bajo el ala de la dirigente liberal Luz Nelly Amado, a quien terminó desconociendo.

El concejal montó línea aparte y trabajó de la mano con los alcaldes Rubén Darío Rodríguez (2004 – 2007), Chucho Botero (2008 – 2011), y Luis H. Rodríguez (2012 – 2015), sin hacer demasiada oposición, recibiendo a cambio burocracia, contratistas y favores.

De hecho, en este último periodo, le fue muy fácil reelegirse ya que tuvo maquinaria, contratistas y recursos asegurados a fin de lograr retener la curul. Se afirma que Lozano y otros concejales, para la campaña tenían cada uno más de 150 contratistas a los que conminaban a conseguir más sufragios con amigos, familiares y relacionados.

Le puede interesar: así opera un concejal. 

En las últimas elecciones Lozano obtuvo 2.962 votos.

Muchos reconocen en Luis Alberto Lozano al político calculador (¿todos los son?), de bajo perfil, que no se muestra demasiado, pero que siempre se acomoda y sabe cobijarse bajo el árbol que mejor sombra le dé.

Le puede interesar: Ferro combina todas las formas de lucha.

Lozano, debe cambiar de partido ya que el movimiento que lo avaló en 2015, Opción Ciudadana, perdió la personería jurídica hace pocos meses.

Ahora, llega al Centro Democrático, y se pelea un cupo en los renglones de Asamblea, donde seguramente las listas serán cerradas, como en 2015, favoreciendo al que encabece con la votación más representativa, como ocurrió con el diputado Milton Restrepo.

Deja un comentario