El ocaso de Fernando Osorio

Fernando Osorio

Fernando Osorio

A los 71 años, viejas cuentas del pasado han vuelto para amargar la existencia al exgobernador del Tolima.

Diez años después de haber entregado el cargo, todo se imaginó Fernando Osorio Cuenca, menos que haberse sentado hace pocos días ante un tribunal de justicia que en contados día decidirá si lo pone preso o no junto con el gobernador Óscar Barreto.

De 2007 para acá, Osorio era visto como una figura patriarcal en el partido Liberal, poco involucrado en procesos electorales y asiduo invitado a foros y conversatorios, que mantenía su espacio radial en la emisora Ambeima Estéreo y columnas habituales en algunos medios locales como defensor de Derechos Humanos.

Un partidario de la paz y del final del conflicto se le vio llevando hace poco a su natal Cañón de las Hermosas, a personajes de talla nacional como el escritor antioqueño Héctor Abad Faciolince.

Osorio, era un completo desconocido en el mundo de la política, cuando en 2003 salió del Comité de Cafeteros del Tolima, para enfrentarse a Jorge García Orjuela, quien abandonó el Partido Liberal y obligó a Mauricio Jaramillo a buscar un candidato de última hora.

Un señor gobernador”, fue el eslogan de campaña de Osorio, de quien tampoco se aclaró un caso de secuestro que se denunció sin mucho sustento durante esa campaña, ocurrido presuntamente en el sur del Tolima.

La versión oficial es que Osorio se dirigía junto con su hija al cierre de campaña en Playarrica y allí fueron retenidos por más de siete horas por integrantes de la guerrilla de las Farc.

Por supuesto que Jorge García habría de vencer a Osorio, a quien barrió con 169.762 votos frente a casi la mitad que sacó el aspirante del liberalismo (86.647).

Pero García habría de ser destituido en 2004 por el Consejo de Estado que encontró una inhabilidad del entonces gobernador al estar su hermano Luis Fernando laborando con la estatal Minercol.

La presidencia de la república encargó la Gobernación del Tolima a Carlos Guillermo Aragón Farkas y en las elecciones atípicas Fernando Osorio derrotó a un Oscar Barreto que venía de morder el polvo dos años antes, cuando perdiera por segunda vez la Alcaldía de Ibagué ante Rubén Darío Rodríguez.

Pero al corto periodo de Osorio en el mandato (2005 – 2007) le habría de ocurrir un sinnúmero de desafueros. El más recordado de ellos, el convenio celebrado con la Universidad de Magdalena, con concesión de 20 años que permitía el cobro de rentas e impuestos con un cargo irrisorio a las finanzas departamentales. Posteriormente, Barretó anuló el convenio cuando llegó al cargo.

También se rodeó de personajes polémicos y con lunares en la administración pública, como el secretario general Wilson Guarnizo Carranza, a quien no se volvió a ver en Ibagué luego de su último ejercicio en la administración.

Guarnizo, fue gobernador encargado en 44 ocasiones, en ausencias de Osorio, y en una de ellas, ordenó el pago de mil 500 millones de pesos en dos días. “Meto las manos al fuego por Guarnizo”, dijo Osorio en su momento.

Se afirmaba que Alfonso Gómez Méndez había destituido a Guarnizo de la Fiscalía por malos manejos, cuando el jurista chaparraluno ocupaba el primer cargo del ente investigativo del país.

Un personaje que también desapareció de los reflectores fue el asesor de comunicaciones Joaquín Gutiérrez quien tenía injerencia en varios medios y contenidos pese a que Osorio tenía una jefe de prensa oficial, Patricia Mojica.

El Grupo Oro

Es muy recordado en ese periodo el accionar del Grupo Oro, compuesto por personajes que estuvieron muy cercanos a Osorio y que disfrutaron de las mieles de la contratación. El Grupo Oro lo integraban el empresario Beckenbauer Ortega y el analista político Alexander Castro Salcedo, este último quien se ha reciclado a través de los años y movimientos (Partido de la U, Centro Democrático), y hoy es uno de los más cercanos asesores del gobernador Oscar Barreto.

El Grupo Oro alcanzó notoriedad teniendo imprenta propia, canal de televisión con equipos de última generación (BKN Televisión), y una sede alterna del Politécnico Central en la calle 15 con carrera Quinta, durante los años de gobierno de Osorio. Se afirmaba que tras bambalinas atendían de la mejor manera al gobernador, con finos licores e inmejorable compañía femenina.

Ortega, fue candidato a la Alcaldía de Ibagué y hoy permanece alejado de la política, regentando el Politécnico en su sede tradicional del barrio Cádiz, mientras que Alexander Castro sigue vinculado al mundillo de la política. Castro fue candidato a la Asamblea del Tolima y en 2011 integró la lista al Concejo del partido de la U, donde obtuvo más de mil votos. Por años ha sido comentarista del noticiero de La Cariñosa de RCN.

Castro y Ortega pondrían fin a su sociedad, algunos años después. “Desde el año 2012 Alexander Castro no tiene vínculo con el Politécnico, no tenemos ningún tipo de relación, somos amigos pero no pasa de ahí“, dijo en su momento Beckenbauer Ortega.

 

Beckenbauer Ortega

Beckenbauer Ortega, abajo, extremo izquierdo.

Otro que se recicló desde el gobierno de Osorio, ha sido el administrador y abogado Alejandro Rozo Gaeth, quien fuera secretario de Educación en el mandato de Osorio Cuenca, y a uno al que se han dirigido los reflectores por cuenta del convenio Andrés Bello que tiene dando explicaciones en la Fiscalía a su exjefe.

La Procuraduría investigó a Rozo por la firma del convenio, y tras sancionarlo con cuatro meses de suspensión del cargo, le revocó la sanción por prescripción de los hechos indagados. También se le señaló de efectuar el traslado de 230 profesores en una sola semana, sin la debida justificación legal y técnica.

Rozo también está investigado por la licitación del Museo Panóptico y alcanzó a estar con medida de aseguramiento no privativa de la libertad. En el gobierno del exalcalde de Ibagué Luis H. Rodríguez, Alejandro Rozo trabajó en la Secretaría de Hacienda y fue muy cercano a Oswaldo Mestre, hoy detenido en Líbano por presuntamente recibir sobornos de los diseños de los Juegos Nacionales.

En 2016 Alejandro Rozo apareció en la Gobernación de Barreto, esta vez como contratista de la Secretaría de Desarrollo Económico, y sonaba en los últimos días para ser nombrado como vicerrector en la Universidad del Tolima.

Más ‘perlas’ durante su mandato

Otros profesionales que integraron el gobierno de Fernando Osorio, algunos no exentos de escándalos: Eduardo Bejarano, ofició como secretario de Gobierno; Nohelis Rodríguez de Mosquera, fue la gerente de la Fábrica de Licores; Juan Ricardo Rueda, gerente de la Lotería del Tolima, quien buscaba la prórroga ilegal del contrato de chance, intención que fue frenada luego de extensos debates en la Asamblea; Ángela Stella Duarte, secretaría Administrativa, recordada por dejar abandonadas durante largo tiempo las obras del centro de atención al usuario.

Su secretaria de Salud fue Dennis Amparo Vásquez, María Inés Guzmán, se desempeñó como asesora de paz, y al frente de la cartera de Infraestructura estuvo el ingeniero Freddy Humberto Pérez, quien ocupó ese mismo cargo en la gobernación de Guillermo Alfonso Jaramillo (2001 – 2003).

También se denunció que Juan Ricardo Rueda se gastó la reserva de $800 millones del premio mayor de la Lotería y cuando este cayó, no hubo forma de pagarle al infortunado ganador.

Lo paradójico es que pocos de sus antiguos aliados han salido públicamente a rodear a Osorio en esta mala hora que vive de cara a los estrados judiciales de Bogotá.

Un abogado de Ibagué, muy cercano a Fernando Osorio, le dijo que cuando fue gobernador el chaparraluno podría haber dejado toda una estructura de amigos y recursos para ser gobernador. Osorio dijo “es que yo no sé hacer política”. Quizá sea cierto y los que supieron hacerla (plata o la política) fueran otros,   pero hoy por hoy, quien está en líos con la justicia es Osorio a quien le cabría aquel aforismo popular de que “el que inocentemente peca, inocentemente se condena”.

Osorio

Osorio en sus épocas de gobernador, junto a esta bella dama.

El diario El Tiempo recuerda otros ‘lunares’ del mandato de Osorio:

Carro enreda a la primera dama

Los escándalos también salpicaron a la primera dama Bellanid Escobar. Ella aún no ha hecho entrega oficial del Mitsubishi modelo 93 de propiedad de la Gobernación que estaba a su servicio. Al final de su periodo Osorio le entregó en comodato a 5 años el carro a la fundación Bella Esperanza. El asunto es que su propia esposa Bellanid fue la gestora de esta entidad. Al cierre de año se difundió que Bellanid Escobar había viajado a la Costa en el famoso carro.

La plata de Hidroprado nunca llegó

Con bombos y platillos Fernando Osorio anunció que el departamento del Tolima había hecho el mejor negocio de la historia al vender la represa de Hidroprado en 115 mil millones de pesos.
Esos recursos, que se invertirían en vías, nunca llegaron porque el Gobierno Nacional los había destinado con anterioridad al pago de una deuda con Termopaipa en Boyacá.

Las aguas ‘turbias’ del Huila

En junio de 2007, el Gobernador Fernando Osorio firmó un contrato interinstitucional con Aguas del Huila por $13 mil millones.

El objetivo era elaborar un estudio de la situación de los acueductos y alcantarillados en los 47 municipios del Tolima para ejecutar el Plan de Aguas. Este plan trazado por el gobierno nacional cuesta 300 millones de dólares.

Meses después el exconcejal de Ibagué, Luis Betancourt, denunció que Aguas del Huila no tenía capacidad para ejecutar el proyecto y afirmó que la contratación se haría sin licitación. También dijo que el departamento ya contaba con esos estudios. Las cosas se agravaron en noviembre cuando la supervisora del proyecto, Ximena Vergara, renunció aduciendo presiones para firmar un desembolso de 5 mil millones de pesos.

1 comment

  1. It is the best time to make a few plans for the long run and it is time to be happy. I have read this submit and if I may just I want to recommend you some fascinating things or tips. Perhaps you can write next articles regarding this article. I desire to read more issues approximately it!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *