¿El ocaso de Gustavo Ramos?

Gustavo Ramos. Foto: tomada de Facebook.

Muchos opinan que el curtido dirigente político debería pasar al retiro.

Esto en consideración, no solo a la edad avanzada de Gustavo Ramos Arjona, sino porque el dirigente ha sido un referente en el Partido Liberal (donde se inició), y en el Centro Democrático, movimiento en el que milita desde hace varios años y se le reconoce como muy cercano al expresidente Álvaro Uribe; y en virtud de ello ha ocupado cargos y dignidades de importancia a lo largo de los años.

No pasó desapercibido para el mundillo de la política local el retiro forzado de Ramos de la coordinación política del Centro Democrático en el Tolima, incidente ocurrido hace algunas semanas cuando el abogado fue acusado de grabar de manera subrepticia y de filtrar a los medios, una reunión interna de los dirigentes del uribismo donde la senadora Paloma Valencia habló de realizar alianzas con el partido Liberal, e incluso con el alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo, de cara a las elecciones de octubre.

En su defensa, Ramos dijo públicamente que sí había grabado pero no filtrado las declaraciones de los integrantes de su partido. De todas maneras fue marginado del directorio del C.D.

Pese a ello Gustavo Ramos no abandona la brega política: ahora se le considera el mentor y principal gestor de la candidatura a la Alcaldía de Ibagué del periodista Rubén Darío Correa, director de noticias de la emisora La Cariñosa de RCN Radio, y con base en ello Ramos anda adelantando reuniones con líderes y presidentes de juntas a fin de recabar apoyos hacia esa campaña.

Con una mullida pensión del Congreso, hijos, nietos y relacionados con un futuro asegurado o promisorio, pareciera que es el periodo adecuado para que Ramos Arjona comience la transición hacia sus ‘cuarteles de invierno’.

A veces hay que tener conciencia, sentido autocrítico, y saber cuándo es oportuno y saludable para el cuerpo y el alma, a fin de retirarse a tiempo.

Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja un comentario