El Santa Covid de los ibaguereños

Luis Carlos Rojas García

Que el alcalde de Ibagué se gaste la millonada que se gastó en una camioneta cuando hay tantas necesidades en la ciudad es un absurdo, que se siga haciendo el papá pitufo con el presupuesto de la ciudad también; pero, que dicho alcalde haya convocado a una novena y, sin tener puesto ni siquiera el tapabocas, como se puede ver en las fotografías que le tomaron, y entregara balones a los niños de las comunas que visitó, es un verdadero acto de irresponsabilidad.

Como todo un Santa Covid, el alcalde, quien al parecer quiere hacerle competencia a Iván Duque y a sus aliados, que más allá de parecer mandatario y senadores son una suerte de payasos de mala muerte, anuncia a los Ibaguereños que ha salido positivo en Covid-19 ¡Vaya baldado de agua fría! Para muchos de los asistentes a esas reuniones que, por cierto, deberían estar prohibidas con la situación actual.

Digamos entonces que esto es algo tan bestia como convocar un viernes negro en el pico de la pandemia. De ahí que da la impresión que el señor Hurtado quiere hacerle competencia a la lumbrera de Iván Duque, porque también podríamos hacer una comparación con la lujosa e innecesaria camioneta que compró, pero, se nos alargaría el asunto.

Por supuesto, no se trata de mofarse de la penosa enfermedad del alcalde, ya que no es un secreto que los efectos que suele causar el Covid-19 en las personas que lo padecen es realmente brutal, aunque este virus sigue siendo una verdadera lotería ya que a unos los golpea con todo lo que tiene, a otros no les hace ni cosquillas y, en el peor de los casos, mata a los demás. Dicho en otras palabras, nadie se merece algo así, por más irresponsable que sea o por más que esté jugando con el presupuesto de la ciudad.

Sin embargo, no deja de ser preocupante la situación política del país, y no me refiero al hecho de que el actual presidente de la república haya sido elegido con dineros del narcotráfico, ni siquiera a los crímenes que de manera descarada Duque y su gente omiten para que su show pueda continuar. A lo que voy es que no deja de ser indignante que la política y la gran mayoría de políticos de estos tiempos modernos, se han convertido en unos verdaderos comediantes. Cada uno con una rutina diferente, pero a la final, se encuentran en el mismo punto: La ignorancia.

Aunque, esa supuesta ignorancia, desde lo que muchos podemos ver, no es más que una cortina de humo para mantener entretenido al pueblo. Es obvio, la herramienta del fútbol en tiempos de Covid poco o nada funciona; entonces, tienen que hacer humor, humor a la inversa.

Como sea, parece ser que, en Colombia, y por supuesto en Ibagué, ni el ciudadano ni el político entienden lo complejo de este asunto. El Covid-19 es una realidad, sigue matando a las personas. No obstante, tal vez por la misma publicidad que se le ha dado y por los innumerables discursos que se han tejido alrededor del mismo, se ha tergiversado la información y todavía hay personas que no creen que exista el virus.

Lo anterior sin contar, las creencias populares que han llevado a las personas a beber cuanto menjurje les recomiendan, desde límpido hasta veneno para piojos; cosa que no es solo de los colombianos por supuesto; si vamos a hablar de ignorancia tendríamos que mirar a los países vecinos e incluso a la tierra del tío Samuel.

En resumidas cuentas, esperamos que Hurtado salga de esta situación en la que se ha metido a lo mejor sin querer queriendo, y que esto le sirva de lección para que haga conciencia de lo que está pasando en la ciudad. A lo mejor así deja de mal gastar el erario y, sobre todo, deja de ser el Santa Covid que los ibaguereños no necesitan.

Por: Luis Carlos Rojas García, escritor.

Deja un comentario