¡El Tabien tolimense!

Erika Santamaría, preparando el Tabien.

Se trata de la mejor versión vegetariana y saludable del tradicional tamal tolimense, para comerlo sin culpas ni remordimientos.

Soy la mujer más feliz del mundo preparando el Tabien tolimense”, con esta frase Érika Santamaría Caldas resume la entrega y pasión que dedica a su labor: trasmitir su experiencia y conocimientos en alimentación consciente, con la intención de brindar bienestar y deleitar paladares con recetas vegetarianas y veganas deliciosas, pero siempre dejando de lado el maltrato animal, los químicos y los sintéticos.

La preparación del tabien tolimense la realiza directamente ella, en su propia finca en pleno Cañón del Combeima, en contacto directo con la naturaleza y lo que toda su providencia ofrece. Para esta mujer quien también es esposa, madre y músico, es parte de su filosofía y estilo de vida, ya que actualmente mantiene una alimentación vegana, y desde hace varios años una vegetariana; siempre promoviendo ideas que contrarresten el maltrato y la violencia que se genera hacia los animales.

Cuenta Érika, como creativa del tabien tolimense, que la idea surgió del querer disfrutar de la gastronomía típica de la región, “y dándonos cuenta del alto contenido de grasa que lleva la receta original del tamal, esto sin querer desmeritarla ni mucho menos ofenderla, entonces, vi esa necesidad en mi familia y en mi esposo que es bastante goloso; fue cuando le dije no deje de golosear pero vamos a preparar la comida de forma más saludable, y ya con mis años de documentación en este tema empecé a desarrollar mi versión vegetariana del tamal tolimense”.

Santamaría está respaldada por una amplia capacitación internacional en temas de alimentación, nutrición, cocina vegetariana y vegana, orientada por reconocidos nutricionistas y entrenadores de respetada trayectoria mundial como José Fernández, considerado el gurú de la alimentación sana y autor del libro ‘Salvando vidas’.

Ya vamos a cumplir un año este próximo 31 de diciembre, porque el año pasado fue que hice los primeros tabienes. Desde ese día y hasta estos momentos, cada vez mejoramos más la receta y la fórmula, buscando prepararlo con menos grasa“, destaca orgullosa la chef.

Menciona que el tabien tiene un bajísimo porcentaje de grasa, porque es muy dedicada a escoger bien cada uno de los ingredientes, seleccionado los más finos: sal marina, aceite de girasol, papas pastusas, zanahorias, “si las puedo conseguir orgánicas las uso, arroz blanco orgánico, arvejas amarillas, queso campesino ‘preparado con lechita derivada de vaquita feliz, cebolla larga orgánica, champiñones súper deliciosos, proteína de lentejas que hace las veces de proteína molida, proteína como simulación del pollo desmechado, gluten hidratado y la hojita de viao, además de la cabuya para amarrar“, detalla.

Impresiona decir que siendo una versión vegetariana, el Tabien conserva la misma presentación, olor y sabor del típico tamal tolimense, esto debido quizás y en parte al amor que se emplea en su preparación.

¿Cómo surgió el nombre del tabien?

Después de casi los primeros tres meses de empezar a preparar el tamal vegetariano fue que surgió el nombre del Tabien, ya para verificar y ponerle el sello como versión saludable, para así compartirla con nuestros amigos y familiares, esa fue una idea de mi esposo, él dijo: ‘es que esto no es Tamal esto es Tabien’, entonces desde allí nos quedamos con ese nombre, por eso en nuestra casa no es la tamalada sino la tabienada la que hacemos.

Enfatiza que esta labor de llevar alimentación consciente a través de recetas vegetarianas y veganas es uno de sus motivos de vida, y que es algo que la hace sentir útil a su familia y a la sociedad, y confiesa que siempre le imprime mucha pasión a cada preparación, “por ello le pido y le agradezco a la madre tierra por el servicio que nos presta al regalarnos los ingredientes siempre frescos y maravillosos para todos nosotros y así nutrir nuestro cuerpo“.

El Tabien, listo para probarlo

¿Qué les recomienda a las personas que quieran realizar cambios en su forma de comer, cómo empezar? O incluso para aquellos que tengan cierta resistencia al cambio.

Mi consejo es que realicen los cambios poco a poco, nadie se muere cuando saca la carne del plato y para muestra un botón, pero sí es importante que le echemos mano a la proteína vegetal, tenemos el frijol, de hecho hay más de 150 variedades de frijoles, incluso de lentejas hay variedades que podemos aprovechar; tenemos arvejas, garbanzos que reemplazan la proteína animal, igualmente el brócoli y la espinaca son aliados indispensables.

Los cambios deben ser paulatinos y conscientes, y hacerlos desde el agradecimiento de cada acción que realizamos y, muy importante, escuchando nuestro cuerpo porque la inteligencia del mismo organismo nos da el mensaje de que nos sentimos mejor sin consumir carnes animales, incluso van a sentir que los pensamientos se aclaran.

Yo quisiera hacer una reflexión para que cada uno pueda realizarla también: ¿qué comen las vacas? Ellas comen pasto, y no necesitan comerse otro animal para producir sus músculos, la vaca produce la proteína del pasto que se come, del vástago de plátano, ellos no necesitan comerse otro animal para obtener proteína.

Es importante que sepamos que la carne de res no tiene tanta proteína como un plato de lentejas o de arvejas.
Cuando empezamos con alimentación vegetariana desintoxicamos el paladar y empezamos a tener la sensación de querer consumir más frutas frescas y vegetales, porque el cuerpo quiere estar más ligero y sano cada día.

En cuanto al gluten, ¿cómo desmitificar la idea errada de que hace daño?

El gluten es la proteína de la harina de trigo, y es lo único bueno que se puede obtener de ella, y hay que aclarar que no es dañino para todos, solamente para las personas celíacas que son alérgicas al gluten. Sin embargo, dentro de la alimentación vegetariana también hay opciones para las personas con esta condición de celíacos.
Se puede preparar de varias formas y es muy sabroso, puede hacerse frito, rebosado, sudado o asado, es una forma de engañar el paladar, para aquellos que lo necesiten, sin embargo, hay otras personas que sencillamente tenemos convicción de no necesitar carne para comer.

Esta hacedora del Tabien tolimense concluye diciendo que esta receta no le hace daño a nadie y que espera que esa inquietud que todos hayan sentido en algún momento de dejar de comer carnes, la drenen probando el tabien tolimense que está altamente recomendado y que se den la oportunidad de mejorar su salud a través de la alimentación.

El Tabien se puede degustar en el restaurante Como Así, de la calle 10 entre carreras Segunda y Tercera, en Ibagué.

Entrevista realizada por la Comunicadora Social y Periodista
Nathaly Moreno Rangel 
Twitter @vivirmejor949
Instagram @periodista20
morenonathaly@hotmail.com

Deja un comentario