Elecciones de 2019: prueba de fuego para el emilismo

Emilio y Rosmery Martínez. Foto: tomada de Facebook.

Últimas noticias del movimiento de los hermanos Martínez Rosales.

Con la pérdida de la curul de Senado de Rosmery, y la quemada de Germán Vargas Lleras, Emilio Martínez ha estado en las últimas semanas en una retirada estratégica para sobrevivir en el panorama político tolimense y regional.

Cerró su oficina en Ibagué, despidió a sus empleadas de muchos años y anunció que si deseaban ver la sede funcionando debían echarse la mano al dril, concejales y diputados de Cambio Radical.

Emilio Martínez tampoco aceptó la Secretaría de Agricultura, para uno de los suyos, que le fue ofrecida por el gobernador Oscar Barreto. En la posición se nombró al veterano dirigente conservador José Edgar Bonilla, quien fue dos veces director de la autoridad ambiental del Tolima, Cortolima. Emilio sigue dolido con Barreto ya que este le restó líderes y maquinaria que fueron decisivos en el naufragio de la reelección en el Senado de Rosmery.

Por los lados de Rosmery Martínez, anda buscando que el gobierno de Iván Duque la nombre en un cargo diplomático. La dirigente también tiene plan B, y buscaría un cargo en una universidad de Bogotá, habida cuenta de la experiencia que tuvo como docente, antes de ingresar a la política.

Y aunque logró regresar a la Cámara con Aquileo Medina, a Emilio Martínez tampoco le ha ido bien con su ahijado político. El representante y antiguo rector del Itfip no le quiso dar mucho juego a Emilio en la conformación de su Unidad de Trabajo Legislativo, cargos que son cómodos y con buena remuneración y que se consideran como unas ‘pechugas’ para quien sea favorecido con las mismas.

Así las cosas, Emilio Martínez se jugará el todo por el todo en las elecciones de 2019, no solo con avales a concejales (en Ibagué, la capital del departamento, tiene dos cabildantes), diputados y alcaldes. La prioridad de Emilio es retener la Alcaldía de Espinal, que ostenta en la actualidad un afiliado de Cambio Radical, Mauricio Ortiz.

Pero el camino no está sembrado con pétalos de rosas, según refiere un analista político: “Emilio se enfrentará al candidato del gobernador, a quien gane la consulta Conservadora y a Juan Carlos Tamayo, su antiguo pupilo, quien renunció al Concejo y tiene buenos contactos en el comercio de Espinal. Además, los conservadores llevan 12 años por fuera del poder y harán lo que sea por retomar la Alcaldía. A Emilio le interesa es conservar su pequeña parcela, para no ser borrado de mapa en el escenario político del Tolima”.

Deja un comentario