¿Emilio Martínez buscándole la caída a Barreto?

Emilio Martínez. Foto: El Nuevo Día.

Emilio Martínez. Foto: El Nuevo Día.

Señalan al líder de Cambio Radical de hacer lobby en la Fiscalía para meter preso al gobernador.

Todo por cuenta de la cercanía de Martínez Rosales con el fiscal general Néstor Humberto Martínez. Además, el jefe de la Fiscalía es íntimo del vicepresidente Germán Vargas Lleras, jefe máximo de Cambio Radical en el país.

Con el agravante que Emilio Martínez cosechó una cercana amistad con el fiscal, cuando este fungía como ministro del gobierno de Andrés Pastrana, y el tolimense se desempeñaba en la presidencia de la Cámara de Representantes.

Lo cierto es que uno de los ocho procesos que tiene el gobernador Barreto en la Fiscalía, comenzó a moverse en las fiscalías delegadas ante la Corte Suprema de Justicia, que por fuero constitucional investigan a los aforados como Barreto.

En concreto, se indaga el destino de más de seis mil millones de pesos que el Ministerio de Educación giró hacia programas educativos en Tolima, donde luego se detectaron cientos de estudiantes ‘fantasma’, por los cuales se desembolsaron los recursos.

Esa anomalía, y otras que no tienen doliente o responsable (Banco de los Tolimenses, saqueo del Hospital Federico Lleras), ocurrieron en el primer mandato de Barreto (2008 – 2011).

Pero ahora, a Barreto le ha revivido un caso que nadie tenia en el radar: el convenio Andrés Bello suscrito en el gobierno de Fernando Osorio Cuenca y liquidado por el hoy gobernador, durante su primera administración.

Emilio Martínez no apoyó en la campaña de 2015 a Barreto y se fue con el aspirante liberal Mauricio Jaramillo. Aunque el dirigente controla la Alcaldía de Espinal, y otras poblaciones, al igual que tiene cuotas en la Alcaldía de Ibagué, parece que lo desvela el anhelo de tener más puestos y burocracia en la Gobernación del Tolima.

En Bogotá se vive una intensa puja por mover el proceso de Barreto y quizá originar una medida de aseguramiento en su contra lo que podría llevar a la designación de gobernador encargado, y más allá, a la convocatoria de nuevas elecciones.

Deja un comentario