En casona del barrio La Pola torturaban a niños con discapacidad cognitiva

Foto: www.rubendariocorrea.com

A torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, eran sometidos 11 niños en situación de discapacidad.

Por este aberrante caso, la Fiscalía y la Policía capturaron a 11 personas que laboraban con Peces Vivos, una fundación de asistencia social con sede en Ibagué que ejecuta convenios con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).

Las torturas se presentaban en una casona de la carrera segunda con calle séptima, del barrio La Pola, en Ibagué, donde esa fundación atendía bajo la modalidad de internado para menores.

Mario Gómez, fiscal delegado para la protección de niños, niñas y adolescentes, adscrito al despacho de la Fiscalía General de la Nación, estableció que 11 de los 25 niños del internado han sido objeto de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes sancionados penalmente por las leyes.

“Les daban drogas para facilitar un control disciplinario sobre sus conductas”, afirmó el fiscal y agregó que, además, los amarraban a las camas y así debían hacer sus necesidades fisiológicas.

“No les daban comida y a cambio los obligaban a comerse las uñas”, dijo.

Los capturados serán procesados por delitos como tortura, destrucción de material probatorio y concierto para delinquir dado que trataron de alterar las pruebas para dificultar la investigación.

Los funcionarios detenidos. Foto: suministrada.

El coronel Jorge Morales, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, señaló que el caso es investigado desde junio pasado gracias a testimonios y denuncias de un exempleado de la fundación Peces Vivos.

“Los capturados son dos hombres y ocho mujeres, entre las que figura la directora de la fundación y su mamá”, aseguró el coronel.

El fiscal Mario Gómez afirmó que “es un hecho muy triste”, pues se violaron derechos humanos sustantivos a niños y niñas en extrema vulnerabilidad por su situación de discapacidad cognitiva.

Deja un comentario