En Ibagué no se habla inglés

Murales y grafitis en Ibagué / Foto: Diego Vargas

El dominio del inglés como idioma universal es fundamental para la vida y el trabajo en la sociedad digital de nuestra era”, Andrés Espinosa Fenwarth.

El cerebro (aquí y en la Conchinchina) siempre presentará diferentes grados de resistencia a todo lo novedoso, a todo aquello que le incomode, máxime cuando lo que se le presente –a nuestro cerebro- represente una especie de ataque a lo que este último considere como una verdad, aunque esa verdad, no lo sea como tal. Así pues, de seguro usted ha tildado de “loco” a aquel tipo quien en la avenida Guabinal estuvo la semana pasada abrazando un árbol o hasta al taxista quien amablemente le abrió a usted la puerta del auto cuando le prestó un servicio de transporte local, etc. Aparentemente, son estas situaciones que se salen de todo contexto.

Sucedió en Ibagué a finales del 2020 y ni más ni menos que al fragor de esta pandemia donde casi todos mantenemos pegados del techo. En un conjunto cerrado de clase media, un parroquiano, preocupado por los titulares nacionales de noviembre del año pasado (“Colombia, entre los cinco países latinos con peor nivel de inglés”, “El nuevo analfabetismo en Colombia”, “Ibagué esta OUT en inglés”, etc) y de seguro sin pretensiones maliciosas, comenzó a colocar avisos en inglés en un mini market del Conjunto al cual llamaré ‘Fruver Lucumí’. Pues el sencillo acto dio para críticas ácidas; los afiches aparecían día tras día arrancados presuntamente y de manera violenta por ciertos visitantes al Fruver Lucumí; e incluso hubo una par de discusiones verbales un tanto acaloradas entre usuarios, a tal punto que la propietaria del establecimiento se vio en la obligación de no permitir volver a dejar instalar los mentados avisos en el idioma del Tío Sam. Una historia que un director de cine hindú sin duda alguna convertiría en un éxito en su país.

En fin, a lo mejor sea esta una pequeña muestra de esa resistencia humana, normal a lo novedoso, en una ciudad en la cual hace no mucho tiempo se llevaron a cabo talleres de actualización para docentes – de todas las áreas- en inglés, en donde en los últimos dos o tres años quizá, han aparecido nuevas instituciones especializadas en aquel a que el portal www.dlgenglishclass.com señala como el lenguaje internacional por excelencia. Hago la salvedad aquí, que hablo de una capital musical, la cual cuenta con reconocidos institutos y conocedores de la lengua de Shakespeare, de Rudyard kipling, de la lengua oficial del país-continente mejor conocido como Australia, de donde una vez salieron para el mundo: Kilye Minogue, Natalie Imbruglia, Men at work, Inxs entre otros.

A lo mejor, en el Fruver Lucumí en estos medios, para apaciguar los ánimos de aquellos clientes a quienes no les gustó ver avisos en inglés –y por supuesto: recuperarlos- se podrá observar un letrero de tipo conciliatorio, donde se pueda leer algo así como: No se habla inglés. So sorry.

Columna de opinión.

1 comment

  1. Armando Polanco Cuartas

    Agudo editorial, pone el dedo en la llaga. No se habla inglés, «so sorry»; no se lee, ni se entiende, si se escucha: Tienda Lucumbí.

Deja un comentario